Al menos 21 muertos por incendios en California

Firefighters monitor a house burning in Santa Rosa, Calif., Monday, Oct. 9, 2017. (AP Photo/Jeff Chiu)

Los bomberos en el occidental estado de California siguen tratando aun de contener incendios forestales que han causado al menos 21 muertos y una cifra incalculable de desplazados, según informó este miércoles 11 de octubre, el jefe de bomberos Ken Pimlott.

En la región productora de vinos en el norte de California, algunos residentes como Todd Caughey recién están dando un vistazo a la devastación.

“Lo que experimentamos fue horrífico. El domingo por la noche nos despertamos ante una incandescencia roja proveniente del norte y tuvimos apenas minutos realmente para salir de la casa, despertar a nuestros hijos. Llamamos a nuestros vecinos, y fue una locura. Había caos”.

Miles de residentes huyeron a más de 10 centros de evacuación.

El presidente Donald Trump aprobó fondos federales para California.

Situación crítica

Solo quedó la chimenea, intacta en medio de la desolación: el hogar de Bárbara Baird y su hija Krysti Campbell quedó hecho cenizas por el feroz incendio que arrasó su barrio en Santa Rosa, California.

No fue la única, la de los vecinos, la de más allá: la zona residencial de Coffey Park quedó totalmente incinerada por uno de los 17 incendios que desde el domingo azotan la llamada región del vino y ya dejan 17 fallecidos, miles de desplazados y miles de hectáreas destruidas.

El silencio que reina en todo el lugar es interrumpido por el llanto y los graznidos de los cuervos.

El silencio que reina en todo el lugar es interrumpido por el llanto y los graznidos de los cuervos.

“Estoy buscando joyas pero no encontré nada”, dijo a la agencia de noticias AFP Campbell caminando entre los escombros. “El bombero me dijo que volviera más tarde con un tamiz”, agregó.

Pero esta madre soltera de 42 años, que aún logra dibujar alguna sonrisa en su rostro, aseguró que su hijo está por el suelo. “Su escuela también se quemó, en esta casa tuvo su primer cuarto propio”.

A Baird, que vivía con ellos, solo le quedó el pijama y las pantuflas con las que huyó esa noche de un cielo muy naranja por las llamas y vientos muy fuertes.

Ahora piensa que debió haber llevado consigo, por ejemplo, su computadora.

“Ahora no tengo nada, me siento vacía, triste”, expresó con lágrimas en los ojos. “Nunca pensamos que la casa se iba a quemar así”.

– “Mañana será otro día” –

El escenario apocalíptico no es muy diferente en lo que era el hogar de Yaya Alivereti, que con el rostro tapado distingue solo una lavadora hecha chatarra y unas tazas rotas en lo que antes era la cocina.

“Estamos seguros, estamos vivos, mañana será otro día”, indicó optimista sin poder ocultar las lágrimas. “Todos estaban en pánico” en el momento de la evacuación, dijo.

Varios vehículos quemados adornan las calles de este barrio ubicado unos 90 km al norte de San Francisco. Cerca está un restaurante McDonalds y un supermercado K-Mart completamente destruidos. Se salvaron unas plantas, cuidadosamente almacenadas entre las vigas dobladas.

En un bar, solo algunas botellas sobrevivieron. Están también intactas sorprendentemente.

Muchos postes eléctricos están dañados y los cables terminaron en el suelo.

En el estacionamiento hay varios camiones de bomberos esperando por instrucciones. “Muy probable a buscar algunos focos” de incendios, indicó Mark Repetto, jefe de un equipo enviado desde la capital de California, Sacramento.

El presidente Donald Trump declaró estado de emergencia y liberó recursos federales para apoyar en el combate de los 17 focos de incendios que están activos.

En uno de los muchos albergues habilitados en la ciudad de Santa Rosa, Kathy Ruiz, de 74 años, recuerda, acostada en una cama, cuando con su perro en brazos llegó su hija desesperada tocando su puerta para evacuar.

A lo largo de la carretera 101, que viene de San Francisco, dos hoteles de lujo se quemaron por completo.

Sobre una colina totalmente ennegrecida solo queda el letrero del Hilton enmarcado en un muro de piedras. Más allá, la estructura aún ardiendo.

La Voz de América.-

%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics