Cacería internacional para recapturar a El Chapo

Un policía vigila una tubería de drenaje en las afueras de la prisión del Altiplano, en Almoloya, al oeste de la Ciudad de México.

Por Voz de América – Redacción
Peña Nieto reconoce que la espectacular fuga del narcotraficante más buscado del mundo es una “afrenta para el Estado mexicano”.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, admitió que la espectacular fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán, significa una afrenta para el Estado mexicano.

​​“Esto representa, sin duda, una afrenta para el Estado mexicano, pero también confío en que las instituciones del Estado mexicano, particularmente las encargadas de seguridad pública, estén a la altura, con la fortaleza y la determinación, para reaprehender a este delincuente”, dijo en un comunicado.

Guzmán escapó la noche del sábado del penal federal Altiplano, una prisión de alta seguridad, a través de un túnel de más de 1.500 metros de longitud que comunicaba su celda con una construcción en obras, dijo el Comisionado Nacional de Seguridad (CNS), Monte Alejandro Rubido.

​​Guzmán, el hombre fuerte del poderoso Cártel de Sinaloa, había estado prófugo durante más de una década antes de ser capturado en febrero del año pasado en la ciudad costera mexicana de Mazatlán. La CNS dijo que las autoridades detectaron por las cámaras de seguridad que Guzmán se acercaba a la zona de duchas del penal del Altiplano, en el Estado de México, a las 20.52 del sábado hora local (0152 GMT del domingo). Pero cuando lo perdieron de vista, chequearon su celda y comprobaron que estaba vacía.

Hasta el momento el grupo de 31 custodios de diferentes áreas del penal se encuentran declarando en torno a los hechos. El gobierno federal emitió una alerta internacional para que diferentes agencias extrajeras de colaboración participen en la identificación y posible de El Chapo.

Guzmán fue arrestado por primera vez en 1993 en Guatemala y confinado en la cárcel de máxima seguridad La Palma, en el Estado de México, para cumplir una condena por delitos contra la salud, asociación delictiva y cohecho. Dos años después, fue trasladado a la prisión de Puente Grande, en Jalisco, desde donde escapó en 2001 gracias a una minuciosa operación en la que “El Chapo” salió del penal escondido entre la ropa sucia en un carro de lavandería.

Las fuerzas de seguridad lo recapturaron el año pasado en su estado natal Sinaloa, días después de que el narcotraficante se escapara por el sistema de drenajes y túneles de la localidad.

%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics