Canadá concreta acuerdo con EE.UU. para permanecer en nuevo TLCAN

Tras intensas discusiones de último minuto previo a la fecha límite, funcionarios de Estados Unidos y Canadá anunciaron el domingo en la noche que llegaron a acuerdo comercial trilateral que incluye a México para reemplazar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

El presidente Donald Trump y sus contrapartes canadienses y mexicanos firmarán en 60 días el Acuerdo EE.UU-México-Canadá, (USMCA, por sus siglas en inglés), que sustenta el comercio anual de 1,2 millones de dólares.

“Creemos que este es un acuerdo fantástico para Estados Unidos”, dijo un alto funcionario de la administración a los periodistas en una conferencia de prensa convocada apresuradamente, y agregó que es “una gran victoria para el presidente”.

En su cuenta en Twitter Trump elogió el lunes el acuerdo: “Llegamos a un nuevo y maravilloso acuerdo comercial con Canadá, que se agregará al acuerdo alcanzado con México”.

“Es una gran trato para los tres países, resuelve muchas deficiencias y errores de TLCAN, abre en gran medida los mercados a nuestros agricultores y fabricantes, reduce las barreras comerciales a EE. UU. y unirá a las tres grandes naciones en competencia con el resto del mundo. ¡La USMCA es una transacción histórica!”, escribió Trump en Twitter.

Desde su campaña electoral en 2016, Trump había criticado el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). El tema fue una pieza importante en su carrera para llegar a la Casa Blanca.

“El peor acuerdo comercial jamás firmado en ninguna parte, pero sin duda alguna firmado en este país”, dijo Trump aludiendo a TCLAN y lo culpó de la pérdida de puestos de trabajo en la industria estadounidense desde que entró en vigor en 1994.

Es probable que el Congreso de EE. UU. actúe sobre el nuevo acuerdo el próximo año. Su destino en manos de los legisladores estadounidenses sigue siendo incierto, especialmente si los demócratas recuperaran el control de la Cámara de Representantes en las elecciones legislativas de noviembre.

“USMCA dará a nuestros trabajadores, agricultores, rancheros y empresas un acuerdo comercial de alto nivel que generará mercados más libres, un comercio más justo y un crecimiento económico sólido en nuestra región”, dijeron el representante comercial de EE.UU. Robert Lighthizer y la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland en una declaración conjunta.

“Fortalecerá a la clase media y creará empleos buenos y bien remunerados y nuevas oportunidades para el casi medio billón de personas que llaman hogar a América del Norte”, indicó el texto.

El acuerdo de EE. UU. con Ottawa impulsará el acceso estadounidense al mercado lácteo de Canadá con algunas concesiones en su sistema de administración de suministros fuertemente protegido, mientras protege a los canadienses de posibles aranceles automotrices en EE.UU.

Sin embargo, las tarifas de acero y aluminio impuestas por Washington se mantendrán. Canadá había exigido protección de los aranceles de Trump sobre acero y aluminio importados.

Las discusiones sobre los aranceles de los metales están en una “pista completamente separada”, según dijo un alto funcionario de EE. UU.

En una gran victoria para Canadá, dado que el sistema de resolución de disputas del Capítulo 19 del TLCAN permanecerá intacto.

Al concluir una reunión del gabinete de 75 minutos el domingo por la noche, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, dijo que era “un buen día para Canadá”.

La administración de Trump había impuesto un plazo hasta la medianoche del domingo para que el gobierno de Trudeau llegara a un acuerdo sobre un TCLAN actualizado, o se quedaría fuera del tratado.

“Esta fecha límite era real”, según un alto funcionario de EE. UU. “Terminamos en un buen lugar que finalmente creemos que es un buen negocio para los tres países”.

Los funcionarios estadounidenses, en las últimas semanas, habían insistido en que el texto para un nuevo acuerdo, ya sea con México o que incluyese a Canadá, sería lanzado antes del 30 de septiembre para cumplir con los requisitos de notificación del Congreso y permitir que el saliente presidente mexicano Enrique Peña Nieto sea capaz de firmar el acuerdo antes de que lo suceda a Andrés Manuel López Obrador, un populista de izquierda.

El gobierno de Canadá había enfrentado una fuerte oposición a los elementos del pacto revisado por parte de los productores lecheros del país. Los votantes de Quebec, hogar de 354,000 vacas lecheras, la mayor cantidad de cualquier provincia, se dirigen a las urnas para las elecciones provinciales el lunes, lo que ensombreció las negociaciones de último minuto.

La Asociación Nacional de Fabricantes (NAM) en EE.UU. se declaró “extremadamente alentada” por los detalles iniciales del nuevo pacto trilateral.

“Al revisar el texto del acuerdo, buscaremos asegurar que este acuerdo abra los mercados, eleve los estándares, proporcione aplicación y modernice las reglas comerciales para que los fabricantes de EE.UU. puedan hacer crecer nuestra economía”, dijo el presidente y director ejecutivo de NAM, Jay Timmons.

“Esta administración está comprometida con la aplicación fuerte y efectiva de este acuerdo”, dijo un alto funcionario de EE. UU. a periodistas. “Esto no va a ser solo palabras en papel. Esto es real”.

 

Fuente: La voz de América

%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics