Caravana de migrantes es detenida en vieja fábrica mexicana

Una caravana de unos 1.600 migrantes centroamericanos se encontraba rodeada el miércoles por las autoridades mexicanas en una fábrica en desuso a poca distancia de Texas, donde esperan recibir asilo incluso cuando Estados Unidos ha emplazado a más agentes y soldados para detenerlos.

El presidente Donald Trump advirtió en su discurso sobre el Estado de la Unión el martes acerca de las caravanas, y acusó a las ciudades mexicanas de llevar a los migrantes en autobuses a la frontera “para traerlos a nuestro país en zonas donde hay escasa protección fronteriza”.

Los migrantes llegaron el lunes en autobuses a Piedras Negras, en la margen mexicana del río Bravo frente a Eagle Pass, Texas. Es la primera caravana en varios meses que enfila hacia Texas en vez de California.

El gobierno estatal dispuso 49 autobuses para trasladar a los migrantes desde las ciudades de Saltillo y Arteaga con el fin de garantizar su seguridad, dijo José Borrego, portavoz del gobierno del estado de Coahuila.

Sin embargo, policías y soldados mexicanos mantienen a la caravana en la fábrica y no dejan que se alojen en otro lugar, en parte para evitar un intento masivo de cruzar el río Bravo. Solo los migrantes a los que México les dio una visa humanitaria de visitante tenían permitido dejar la fábrica, dijo Borrego.

Coahuila se ha visto afectado durante mucho tiempo por el ahora fragmentado cartel de Los Zetas, así como por el clima frío.

“No se quiso correr el riesgo de que se trasladaran en camiones abiertos”, comentó Borrego.

La gente que quiere ingresar a Estados Unidos tendrá que aguardar semanas, si no es que meses. En Eagle Pass, los funcionarios de inmigración están procesando de 12 a 15 solicitudes por día, de acuerdo con las autoridades de Piedras Negras.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés) no respondió a una petición de Associated Press para confirmar esa cifra, pero las oficinas de la agencia a lo largo de la frontera generalmente rechazan a los solicitantes de asilo debido a lo que dicen es falta de espacio.

Esta semana se pudo ver a agentes de la CBP realizar ejercicios con equipos antimotines y escudos en un puente. El Departamento de Defensa anunció el miércoles que enviaría 250 soldados a Eagle Pass en una misión de apoyo, incluidos elementos de la policía militar, personal médico e ingenieros para reforzar los cruces fronterizos locales.

Fuente: La voz de América

%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics