China deja en libertad a reporteros de la VOA detenidos

El corresponsal del Servicio Chino de la Voz de América y un periodista multimedia que trabaja para la VOA estuvieron retenidos durante al menos seis horas el lunes por la noche por las autoridades chinas, luego de ser detenidos mientras entrevistaban a un profesor chino jubilado que fue retirado por la policía de una entrevista de televisión con la VOA hace casi dos semanas.

El corresponsal Yibing Feng y el contratista de la VOA Allen Ai fueron detenidos en Jinan, provincia de Shandong, luego de hablar con el profesor Sun Wenguang, de 84 años, a través de la puerta cerrada de su departamento. Sun le contó a Feng los detalles de su detención y agradeció a la VOA por permitirle ejercer su libertad de expresión en el aire.

La policía que estaba en el edificio de apartamentos intentó interrumpir la entrevista y luego detuvo por separado a ambos periodistas. Los reporteros de la VOA dijeron que fueron llevados en vehículos separados a lugares no revelados en el campus universitario por hombres que se identificaron como guardias de seguridad contratados. Ambos fueron liberados ilesos antes del amanecer del martes.

“Me acaban de liberar de las manos de la policía secreta en Jinan, con todos mis teléfonos celulares destruidos por ellos”, escribió Feng en un correo electrónico a su editor. “Me separaron de Allen durante estas horas”.

Después de pasar horas en un automóvil con dos hombres, Ai fue conducido a las afueras de Jinan y liberado la madrugada del martes. Dijo que los hombres escanearon y descargaron todos sus dispositivos electrónicos antes de dejarlo ir.

“Es indignante que dos periodistas hayan sido detenidos por nada más que hacer su trabajo”, dijo la directora de la VOA, Amanda Bennett.

Las autoridades chinas se han negado a comentar sobre las detenciones de Sun Wenguang o los reporteros.

Foto de archivo tomada el 28 de agosto de 2013 a partir de secuencias de video de AFP muestra al ex profesor Sun Wenguang hablando en su casa en Jinan, en la provincia de Shandong, este de China. Sun, es un crítico vocal del gobierno de China.
Foto de archivo tomada el 28 de agosto de 2013 a partir de secuencias de video de AFP muestra al ex profesor Sun Wenguang hablando en su casa en Jinan, en la provincia de Shandong, este de China. Sun, es un crítico vocal del gobierno de China.

 

Pero analistas externos dicen que el episodio destaca la actual represión de Xi Jinping a la libertad de expresión. El profesor Sun habló sobre el tema en una entrevista frente a su apartamento, minutos antes de que los periodistas de la VOA fueran detenidos.

“Aquí en China, tenemos una falta de libertad de prensa”, dijo el profesor. “Las autoridades bloquearon y reprimieron la libertad de prensa. Las autoridades chinas tienen una práctica de barrera comercial y barrera de prensa. ¿Por qué los reporteros chinos pueden actuar como periodistas en EE.UU. libremente, mientras que los periodistas estadounidenses no pueden hacer un trabajo periodístico normal en China?”, le dijo a Yibing Feng.

Teng Biao, ex abogado chino de derechos humanos y profesor visitante en la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York, dijo que la detención del profesor, seguida por la de los dos periodistas, muestra cómo China bajo el presidente Xi se está volviendo cada vez más intolerante con el discurso crítico del gobierno.

“El PCC (Partido Comunista Chino) está tomando medidas drásticas contra la libertad de expresión no solo para los medios domésticos, sino también para los medios extranjeros y los ciudadanos extranjeros”.

Una declaración de Reporteros sin Fronteras denunció el arresto en China de los reporteros de la VOA, diciendo que “la persecución de voces independientes ha adquirido proporciones dramáticas bajo el gobierno de Xi, y la comunidad internacional no debe tolerar más ataques descarados contra la libertad de informar”.

Chen Guangcheng, un conocido abogado activista por los derechos civiles que fue hostigado y detenido en China durante años por su trabajo legal, dijo que está familiarizado con Yibeng Feng de la VOA desde su propio tiempo de detención.

“Cuando escapé de mi ciudad natal y fui ingresado en el Hospital Chaoyang en Beijing, me siguió llamando para conocer la situación. Aunque no nos conocimos en persona, siento que ya lo conocía”.

Chen Guangcheng dijo que según la ley china, se supone que los reporteros extranjeros pueden viajar a cualquier lugar y entrevistar a cualquier persona que deseen, sin permiso del gobierno. Pero dijo que las autoridades ignoraron durante mucho tiempo la regla mientras hostigaban a los reporteros extranjeros.

El congresista republicano Chris Smith calificó la detención de los dos periodistas como “descaradamente excesiva”.

“Los medios controlados por el gobierno chino han gozado durante mucho tiempo de libertades en EE.UU. no permitidas a los periodistas estadounidenses en China, y esto se está convirtiendo en un problema grave porque el gobierno chino suele explotar estas libertades para expandir las redes de propaganda o influencia política”.

El legislador Smith pidió que la administración Trump considere formas de “reducir de inmediato en Estados Unidos la labor de los medios controlados por el gobierno chino” si los reporteros de la VOA no son liberados de inmediato.

 

Fuente: La voz de América

Real Time Web Analytics