Declaración del Director Ejecutivo de CASA, Gustavo Torres sobre la muerte de Freddie Gray

(Baltimore, MD)- CASA, la organización Latina y de derechos de los inmigrantes, más grande en la región, condena la muerte de Freddie Gray. Su muerte bajo custodia de la policía por heridas en la medula espinal son una prueba de la cultura de impunidad dentro de la policía y es un ejemplo de las malas prácticas que dejan a muchos jóvenes de color víctimas de las personas que han jurado protegerlos. CASA en nombre de sus 70,ooo miembros expresa su profundo pesar por el sufriendo de la familia Gray de la comunidad Sandtown-Wichester y pide a Maryland tomar acción para combatir la epidemia de racismo que hay aquí y en otros lugares.

Después de días de protesta, de consultas con organizaciones hermanas y de discusiones internas con miembros de CASA que han estado involucrados en rendición de cuentas de la policía, se ha decidido que CASA se centrara en avanzar un conjunto de reformas políticas que no han sido actualizadas en mucho tiempo. Aunque la ciudad de Baltimore y Maryland nunca debieron llegar hasta este punto, esperamos que la trágica muerte de Sr. Gray y la indignación pública agilicen la respuesta política que vergonzosamente ha faltado.

Más de una docena de proyectos de ley que han comenzado a abordar una reforma al disfuncional marco de ley que provee mucha protección a la policía y poca justicia para las víctimas, se han quedado estancados en el comité Judicial de la Cámara y/o en el comide de Procedimientos Judiciales del Senado. Cada comité ha tenido miembros profundamente comprometidos con la reforma, desafortunadamente ese compromiso no fue compartido por el liderazgo legislativo. Después de largas horas de audiencia donde la policía que se encontraba en el público se burlaba de madres que testificaban sobre la muerte de sus hijos, nuestros miembros le piden al Gobernador que tomo acción ya que claramente la legislatura demócrata a un no está preparada para hacerlo.

En conjunto con la conferencia estatal de NAACP, ACLU de Maryland, líderes religiosos y muchos otros, le pedimos al Gobernador Hogan lo siguiente:

Solicitar y financiar al procurador General una investigación independiente sobre los incidentes de lesiones y/o muerte de personas bajo custodia de la policía en el Estado, así como investigar cualquier caso donde se haya reportado lesiones o muerte de un civil u oficial durante el desempeño de los deberes de la policía.
Convocar a la Asamblea General a una sesión especial para revisar el acta de derechos para oficiales y otras áreas donde la ley provee protección aquellos que aplican la ley erróneamente.
Convocar a un panel que formule recomendaciones para la acción ejecutiva y un remedio legislativo, y
Utilizar todos los recursos disponibles para apoyar y ayudar durante el proceso de desarrollar una estrategia que se concentre en reurbanización especialmente en las áreas de vivienda, educación, empleo y viabilidad económica.
En la ciudad de Baltimore, la alcaldesa Stephanie Rawlings-Blake ha demostrado un compromiso real para hacer frente a los problemas estructurales que pone a tantos residentes de la ciudad en riesgo de la mala conducta de la policía. Y aunque esta crisis evidentemente no es únicamente de la ciudad de Baltimore, la legislatura estatal se ha negado a ayudarla para resolverlo, por lo que Baltimore lo debe hacer todo lo que se pueda. Junto con BMorre United, y una coalición de organizaciones locales que trabajan por la justicia en Baltimore, pedimos que:

La oficina de la alcaldesa y la oficina del fiscal estatal Mosby investigue agresivamente por qué Freddie Gray fue perseguido y asesinado por la policía. Así mismo que se le responsabilice a los oficiales de la policía que cometieron o no reportaron actos ilegales.
También pedimos a la alcaldesa, al Comisionado de la Policía y al Fiscal estatal respaldar públicamente las reformas al Acta de los derechos de los oficiales, las cuales se buscaron pasar en la última sesión legislativa.
Apoyamos la investigación del Departamento de Justicia a las prácticas de la policía de la ciudad de Baltimore y así como a la petición a la Alcaldesa y del comisionado de la policía de investigar y dar acceso a materiales y entrevistas para la misma.
La conversación sobre la reforma en Maryland ha sido sorprendentemente unilateral. Ya que representantes de las fuerzas del orden se opusieron en repetidas ocasiones a cualquier reforma legislativa, por lo que pedimos a la Alcaidesa sentar a todas las partes e iniciar una conversación al respecto.
La devaluación oficial y pública de las vidas de personas de color es uno de muchos síntomas de un trabajo sin terminar del movimiento de los derechos civiles, que nuestra comunidad latina comparte con nuestros hermanos y hermanas afroamericanos. Lloramos por Freddie Gray y reiteramos nuestro compromiso con el anti-racismo y pedimos un cambio permanente en las estructuras de opresión en Baltimore y en todo el estado, porque reconocemos que la muerte de Freddie Gray a manos de la violetica policial no está aislada a la falta de escuelas de calidad o a las oportunidad económicas en la comunidad, o a las malas prácticas de la policía, o al encarcelamiento de un gran número de personas de color en nuestro actual sistema de justicia penal.

María José Sandoval
Communications Specialist
CASA
msandoval@wearecasa.org
www.wearecasa.org

%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics