Demócratas usan audiencia sobre migración para pedir renuncia de Nielsen

Un influyente demócrata pidió el martes a la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, que renuncie, durante una audiencia de la Comisión Judicial del Senado en la que legisladores de ambos partidos criticaron la política de la administración Trump de separar a los niños migrantes de sus padres detenidos tras cruzar la frontera sin documentos y sus esfuerzos fallidos para reunir a muchos de ellos.

El número dos de los demócratas en el Senado, Richard Durbin, de Illinois, dijo que la política “muestra los extremos a los que va a llegar este gobierno para castigar a familias que huyen de pandillas espantosas y violencia sexual y buscan refugio en Estados Unidos”. Agregó: “Alguien en esta administración tiene que aceptar la responsabilidad”.

La demanda de Durbin probablemente será ignorada, y el portavoz del Departamento de Seguridad Nacional, Tyler Houlton, rápidamente emitió un comunicado diciendo que Nielsen está “haciendo el trabajo para el que fue nominada y confirmada y que juró hacer”. Agregó que “los obstruccionistas en el Congreso” deberían aprobar leyes que protejan las fronteras de Estados Unidos.

Pero la política de “cero tolerancia” de la administración Trump de enjuiciar a los inmigrantes que ingresan a Estados Unidos sin autorización, y su separación de miles de niños de sus padres, ha provocado la crítica de ambas partes en un año electoral.

El presidente de la comisión Charles Grassley, republicano por Iowa, dijo que la ofensiva de Trump contra las personas que cruzan ilegalmente la frontera desde México fue bien intencionada, pero ha tenido consecuencias imprevistas.

Dijo que la administración ha “manejado mal” las separaciones familiares. También citó informes de que los inmigrantes han sufrido abusos sexuales y de otro tipo en algunos centros de detención del gobierno y dijo que los detenidos deben ser tratados humanamente.

Chuck Grassley y la líder demócrata Dianne Feinstein de California pidieron el lunes por la noche un examen de presuntos abusos sexuales, físicos y emocionales de inmigrantes retenidos en las instalaciones de la agencia, diciendo que los problemas pueden haber estado ocurriendo desde 2014 o antes.

“Estas acusaciones de abuso son extremadamente inquietantes y deben abordarse”, escribieron Grassley y Feinstein en una carta a los departamentos de Seguridad Nacional y Salud y Servicios Humanos. “Este no es un tema partidista ya que los informes sugieren que muchos han estado ocurriendo durante años”. Las familias inmigrantes y los niños mantenidos bajo custodia federal merecen ser tratados con la dignidad y el respeto humano básicos y nunca deben ser sometidos a estas formas de abuso”, indica la misiva.

Este martes, testificaron ante el panel judicial funcionarios del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE.UU., la Patrulla Fronteriza y otras agencias.

El presidente Trump comenzó una política de “cero tolerancia” esta primavera enjuiciando a todos los inmigrantes que son atrapados cruzando ilegalmente hacia Estados Unidos. Para ayudar a desalentar los cruces ilegales, su administración también comenzó a separar a los niños de sus padres detenidos, en lugar de seguir la política de previas administraciones, que generalmente liberaba a toda la familia temporalmente hasta una audiencia juidicial.

 

Fuente: La voz de América

%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics