Diabetes: La diabetes tipo 1

La diabetes tipo 1 (que antes se llamaba diabetes insulinodependiente o diabetes juvenil) generalmente se diagnostica en los niños, los adolescentes y los adultos jóvenes, pero puede presentarse en personas de cualquier edad.

Si usted tiene diabetes tipo 1, su páncreas no está produciendo insulina o está produciendo muy poca. La insulina es una hormona que ayuda a que el azúcar en la sangre entre a las células del cuerpo, donde se puede usar como fuente de energía. Sin insulina, el azúcar en la sangre no puede entrar a las células y se acumula en el torrente sanguíneo. Tener niveles altos de azúcar en la sangre es dañino para el cuerpo y causa muchos de los síntomas y las complicaciones de la diabetes.

La diabetes tipo 1 es menos común que la diabetes tipo 2; aproximadamente el 5 % de las personas que tienen diabetes tienen la tipo 1. En la actualidad, nadie sabe cómo prevenir la diabetes tipo 1; sin embargo, esta enfermedad se puede manejar siguiendo las recomendaciones del médico sobre llevar un estilo de vida saludable, controlarse los niveles de azúcar en la sangre, hacerse chequeos regularmente e informarse sobre el automanejo de la diabetes.

Para padres

Si su hijo tiene diabetes tipo 1, usted estará involucrado en el cuidado de la diabetes a diario. Este cuidado variará desde servir alimentos saludables y poner inyecciones de insulina hasta estar atento a la aparición de síntomas de hipoglucemia (niveles bajos de azúcar en la sangre; ver a continuación) y tratarla. También deberá mantenerse en contacto cercano con el equipo de atención médica de su hijo; ellos lo ayudarán a entender el plan de tratamiento y a saber cómo ayudar a su hijo a mantenerse sano.

Causas

La diabetes tipo 1 es causada por una reacción autoinmunitaria (el cuerpo se ataca a sí mismo por error) que destruye las células del páncreas que producen la insulina. Estas células se llaman células beta. Este proceso puede suceder durante meses o años antes de que aparezca algún síntoma.

Algunas personas tienen ciertos genes (rasgos que se pasan de padres a hijos) que las hace más susceptibles a la diabetes tipo 1; sin embargo, a pesar de los genes, muchas no presentarán esta enfermedad. También se cree que la exposición a un desencadenante en el ambiente, como a un virus, podría tener parte en la diabetes tipo 1. La alimentación y los hábitos de estilo de vida no causan la diabetes tipo 1.

Síntomas y factores de riesgo

Pueden pasar varios meses o años antes de que se destruyan suficientes células beta y se noten síntomas de diabetes tipo 1. Estos pueden aparecer en apenas unas semanas o unos meses. Una vez que aparecen pueden ser intensos.

Algunos síntomas de la diabetes tipo 1 son similares a los de otras afecciones. No haga suposiciones. Si piensa que podría tener diabetes tipo 1, vea a su médico de inmediato para que le haga una prueba de azúcar en la sangre. Cuando no se trata la diabetes, puede llevar a problemas de salud graves e incluso mortales.

Los factores de riesgo de diabetes tipo 1 no son tan claros como los de prediabetes y los de diabetes tipo 2; sin embargo, se sabe que los antecedentes familiares tienen parte en la diabetes tipo 1.

Detección

Puede averiguar si tiene diabetes con un sencillo análisis de sangre. Si le revisaron el nivel de azúcar en la sangre en una feria de salud o en una farmacia, haga seguimiento en un centro médico o el consultorio de su médico para verificar que esos resultados hayan sido correctos.

Si su médico cree que usted tiene diabetes tipo 1, es posible que también le haga un análisis de autoanticuerpos (sustancias que indican si su cuerpo se está atacando a sí mismo) que frecuentemente están presentes en la diabetes tipo 1, pero no en la tipo 2. También le puede hacer un análisis de cetonas en la orina, el cual sirve para indicar que se trata de diabetes tipo 1 y no de diabetes tipo 2. Las cetonas se producen cuando su cuerpo quema grasas como fuente de energía.

Manejo

A diferencia de la forma en que se manejan muchas otras afecciones, será principalmente usted quien maneja la diabetes con la ayuda de su equipo de atención médica (que incluye a su médico de atención primaria, médico de los pies, dentista, médico de los ojos, nutricionista dietista certificado, educador sobre la diabetes y farmacéutico), su familia, sus maestros y otras personas importantes de su vida. El manejo de la diabetes puede ser un desafío, pero todo lo que haga para mejorar la salud ¡vale la pena!

Si usted tiene diabetes tipo 1, deberá ponerse inyecciones de insulina (o usar una bomba de insulina) todos los días para manejar los niveles de azúcar en la sangre y darle a su cuerpo la energía que necesita. La insulina no se puede tomar en forma de pastilla porque el ácido del estómago la destruiría antes de que llegue al torrente sanguíneo. Su médico trabajará con usted para determinar cuál es el tipo y la dosis más eficaz de insulina para usted.

Usted también deberá revisarse los niveles de azúcar en la sangre regularmente. Pregúntele al médico con qué frecuencia se los debe revisar y cuáles son los valores en los que deben estar. Mantener los niveles de azúcar en la sangre lo más cercanos posible a los valores objetivo lo ayudará a prevenir o retrasar las complicaciones relacionadas con la diabetes.

El estrés es parte de la vida, pero puede hacer que sea más difícil manejar la diabetes, por ejemplo, controlar los niveles de azúcar en la sangre y ocuparse de los cuidados diarios que requiere la diabetes. Hacer actividad física regularmente, dormir lo suficiente y hacer ejercicios de relajación puede ayudar. Hable con su médico o educador sobre la diabetes acerca de estas y otras maneras de manejar el estrés.

Los hábitos de estilo de vida saludables también son muy importantes:

  • Cómo elegir alimentos saludables
  • Cómo hacer actividad física
  • Cómo controlar la presión arterial
  • Cómo controlar el cholesterol

Haga citas regulares con su equipo de atención médica para estar seguro de estar siguiendo adecuadamente el plan de tratamiento y para que lo ayuden con nuevas ideas y estrategias si las necesita.

Ya sea que acaba de recibir el diagnóstico de diabetes tipo 1 o que la ha tenido por un tiempo, reunirse con un educador sobre la diabetes es una muy buena manera de obtener apoyo y orientación para saber:

  • Cómo crear y seguir un plan de alimentación saludable y actividad física.
  • Cómo revisarse los niveles de azúcar en la sangre y llevar un registro de los resultados.
  • Cómo reconocer los signos de que sus niveles de azúcar en la sangre están altos o bajos y qué hacer al respecto.
  • Cómo administrarse insulina con una jeringa, una pluma o una bomba.
  • Cómo revisarse los pies, la piel y los ojos a fin de detectar los problemas temprano.
  • Cómo comprar suministros para la diabetes y guardarlos adecuadamente.
  • Cómo manejar el estrés y ocuparse de los cuidados diarios que requiere la diabetes.

Pregúntele a su médico acerca de la educación para el automanejo de la diabetes y pídale que le recomiende un educador sobre la diabetes. Usted también puede consultar el directorio nacional de la Asociación Estadounidense de Educadores sobre la Diabetes para ver una lista de educadores en su comunidad.

Hipoglucemia

La hipoglucemia[100 KB, 4 Pages, 508] (nivel bajo de azúcar en la sangre) puede producirse rápidamente y debe ser tratada
de inmediato. En la mayoría de los casos es causada por demasiada insulina, esperar demasiado antes de comer, no comer lo suficiente o hacer más actividad física de lo normal. Los síntomas de hipoglucemia varían de persona a persona. Asegúrese de saber qué síntomas específicos le provoca a usted. Estos pueden incluir:

  • Temblores
  • Nerviosismo o ansiedad
  • Sudoración, escalofríos o tener la piel fría y húmeda
  • Irritabilidad o impaciencia
  • Mareos y dificultad para concentrarse
  • Hambre o náuseas
  • Visión borrosa
  • Debilidad o fatiga
  • Enojo, terquedad o tristeza

 

Fuente: Centro Nacional para la Prevención de Enfermedades Crónicas y Promoción de la Salud

%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics