EE.UU.: 1820 niños reunidos, cientos permanecen separados

El gobierno de Estados Unidos dice que más de 1,800 niños separados en la frontera con México han sido reunidos con sus padres y patrocinadores, pero cientos permanecen separados.

Funcionarios de la administración Trump dijeron el jueves en un tribunal que se había entregado a 1.820 niños de 5 años en adelante. Esto incluye a 1,442 niños reunificados con sus padres en la custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos y 378 personas que fueron liberadas “en otras circunstancias apropiadas”.

Aún así, más de 700 padres fueron considerados no elegibles o actualmente no elegibles, muchos de los cuales pueden haber sido deportados. De ellos, 421 niños tienen padres fuera de los Estados Unidos.

Más de 2.500 niños fueron separados de sus padres en la frontera en medio de una política de tolerancia cero que penalmente procesó a cualquier persona que sea atrapada cruzando ilegalmente.

Se prevé que las autoridades proclamarán que la orden fue cumplida al concentrarse únicamente en las familias que el gobierno considera “aptas” para la reunificación.

Docenas de padres inmigrantes fueron coaccionados o engañados por las autoridades estadounidenses en la frontera con México para que firmaran formularios aceptando ser deportados rápidamente sin sus hijos, dijeron abogados en una presentación judicial el miércoles.

“Me mostraron un formulario y me dijeron que tenía que firmar el formulario para poder reunirme con mi hijo”, dijo un solicitante de asilo hondureño identificado solo como H.G.A. en testimonio archivado en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos en San Diego.

Otros padres que eran analfabetos o hablaban solo lenguas indígenas dijeron que no podían entender las formas que estaban firmando.

La abogada Sofia Reive dijo en una declaración que se reunió el fin de semana pasado con nueve padres en una lista provista por el gobierno de Estados Unidos de padres que renunciaron a la reunificación con sus hijos.

Todos los padres, dijo Reive, “no tenían idea de que habían firmado un documento que renunciaba a cualquier derecho a reunirse con los niños”.

ARCHIVO- Personas deportadas de Estados Unidos esperan para hacer una llamada telefónica a EE.UU. en una instalación de inmigración en San Salvador, El Salvador, el 3 de julio de 2018.
ARCHIVO- Personas deportadas de Estados Unidos esperan para hacer una llamada telefónica a EE.UU. en una instalación de inmigración en San Salvador, El Salvador, el 3 de julio de 2018.

 

Un funcionario del Departamento de Seguridad Nacional que pidió no ser identificado dijo que se publica una notificación de derechos en inglés y español en todos los centros de detención donde se detiene a los padres y que el formulario que renuncia a la reunificación debe leerse a los padres en un idioma que comprendan.

Algunos padres han indicado que quieren que sus hijos permanezcan en Estados Unidos con familiares si son deportados, dijo el funcionario.

 

Detención de deportaciones

La Unión Estadounidense de Libertades Civiles, UCLA, presentó declaraciones de abogados que entrevistaron a inmigrantes y una historia de un inmigrante para respaldar su moción, solicitando al Juez de distrito Dana Sabraw que mantenga las deportaciones de padres reunificados durante siete días después de que sus hijos regresan con ellos.

El grupo de derechos civiles dijo que el tiempo era necesario para aconsejar a los padres sobre sus derechos y darles tiempo para considerar sus opciones.

Los abogados del gobierno han dicho que no creen que el tribunal tenga jurisdicción para emitir una orden que retrase la deportación. También han defendido el manejo de las reunificaciones por parte del gobierno hasta el momento, diciendo que el retrato de la ACLU del proceso como caótico era inexacto.

“Tenemos muchas razones para estar orgullosos”, dijo Scott Stewart, un abogado del Departamento de Justicia de EE.UU., al juez en el tribunal el martes.

Más de 450 padres inmigrantes separados de sus hijos cuando ingresaron ilegalmente a Estados Unidos ya no se encuentran en el país, pero sí sus hijos, de acuerdo con un archivo conjunto presentado el lunes por el gobierno federal y la ACLU.

El mes pasado, Sabraw dijo que el gobierno tenía que reunir a unos 2.500 niños y padres separados bajo la política de “cero tolerancia” del presidente Donald Trump. Le dio al gobierno hasta el 26 de julio para que lo haga.

Para el martes, 1.021 padres habían sido reunidos con sus hijos en instalaciones de la policía de inmigración y aduanas ICE. Cientos más habían recibido la autorización y solo esperaban transporte.

La secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, dijo en el Congreso el miércoles que el gobierno estaba “encaminado” en el cumplimiento del plazo, una afirmación recibida con incredulidad y furia por el Bloque de Legisladores Hispanos, integrado exclusivamente por demócratas, según personas que asistieron. Nielsen se negó a hacer declaraciones a la prensa después de la reunión a puertas cerradas.

 

Disminuye número familias reunidas

El número de familias reunidas en El Paso ha disminuido drásticamente esta semana, ya que la fecha límite para que el gobierno reúna a los padres a la fuerza separados en la frontera vence a la medianoche de jueves.

El director de la Casa de Anunciación, Rubén García, dijo que su organización, una de cuatro que el gobierno asignó para reunir a las familias, ha recibido a unas 25 familias cada día esta semana.

García dijo que no sabe qué esperar ya que se aproxima la fecha límite porque las autoridades de inmigración por lo general le avisan con muy poco tiempo.

La organización tiene varios centros de hospitalidad que albergan a familias reunidas, pero a menudo es por períodos extremadamente cortos.García dijo que los niños que están viendo a sus padres por primera vez en semanas responden de diferentes maneras. Algunos se reúnen muy rápidamente, mientras que otros mantienen su distancia y expresan precaución.

 

Fuente: La voz de América

%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics