¿En qué consisten las sanciones petroleras de EE.UU. a Venezuela?

WASHINGTON D.C. — A finales de enero, el gobierno de Estados Unidos impuso sanciones contra PDVSA, la empresa estatal petrolera de Venezuela. La medida se enmarca en la estrategia de EE.UU. de aplicar presión el gobierno del presidente en disputa, Nicolás Maduro, cuyos funcionarios y allegados han visto sus activos en el país norteamericano congelados, entre otras prohibiciones.

Las sanciones petroleras, sin embargo, son las primeras directamente contra el sector energético, del que la economía venezolana depende casi exclusivamente.

El petróleo constituye más de un 90% de las exportaciones venezolanas, las cuales permiten la entrada de divisas necesarias para importar bienes de consumo, según el Servicio de Investigación del Congreso de EE.UU.

¿En qué consisten exactamente las sanciones?

La medida que el Departamento de Tesoro de EE.UU. anunció el 28 de enero el bloqueó todas las propiedades y activos de PDVSA bajo jurisdicción estadounidense y prohibió las transacciones de individuos estadounidenses con la compañía.

Sin embargo, existen algunas excepciones. La principal es respecto a PDVH y CITGO, dos subsidiarias de PDVSA con sede en Estados Unidos. El Departamento de Tesoro emitió lo que se conoce como “licencias” para permitir transacciones con estas dos empresas.

¿Hasta cuándo se prolongan las sanciones?

Aún no se sabe. En el comunicado que anuncia la medida el departamento dijo que las “sanciones no son necesariamente permanentes” sino que buscan “cambiar un comportamiento”. Sin embargo el gobierno no ha dado señales de que vayan a ser levantadas en un futuro cercano, al menos mientras Maduro siga en el poder.

Las licencias, por otro lado, sí tienen una fecha de vencimiento. Las transacciones con PDVH y CITGO serán permitidas hasta el 27 de julio. Estas y otras compañía incluidas en la licencia están autorizadas para importar petróleo de PDVSA hasta el 28 de abril del 2019. También, algunas compañías estadounidenses que operan en Venezuela como Chevron, Halliburton y Baker Hughes tienen permiso para trabajar en el país hasta finales de julio.

El dinero que estas transacciones generen a PDVSA, sin embargo, irá a parar a una cuenta congelada en Estados Unidos y no al gobierno de Maduro.

¿Qué busca Estados Unidos con estas sanciones?

Según la vicesecretaria de la Oficina de Recursos Energéticos del Departamento de Estado, Sandra Oudkirk, las sanciones buscan “ejercer presión a Maduro y sus aliados, minimizar su recibo de ingresos de Estados Unidos y salvaguardar el sistema financiero estadounidense”.

En su testimonio ante la Cámara de Representantes sobre la situación en Venezuela, Oudkirk también aseguró que las medidas contra PDVSA “preservarán los activos nacionales para el pueblo venezolano”.

Con esto último, Oudkirk hizo referencia a algo que ha sido mencionado tanto por el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, como por miembros del gobierno de la oposición: El dinero que está siendo “preservado” en esta cuenta en Estados Unidos irá a parar a un futuro nuevo gobierno de Venezuela, en un escenario en el que Maduro salga de la presidencia en disputa.

Tal como dijo a la Voz de América Gustavo Marcano, miembro del cuerpo diplomático del gobierno de Juan Guaidó en Estados Unidos, “lo que que se está haciendo [con las sanciones petroleras] es proteger los activos de los venezolanos que van a estar al servicio de un gobierno encargado”.

La Asamblea Nacional ya ha tomado medidas para hacerse con el control de CITGO, al nombrar a mediados de febrero una nueva junta administradora ad-hoc para la subsidiaria de PDVSA.

Ver imagen en Twitter

Esto va en concordancia con las últimas declaraciones de John Bolton, quien aseguró a Reuters que Estados Unidos busca que los ingresos del petróleo vayan al presidente interino y aislar financieramente a Maduro.

%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics