Información sobre el uso de antibióticos y la resistencia a antibióticos

La resistencia a los antibióticos es un problema creciente tanto en los Estados Unidos como en el resto del mundo. Los principales factores que llevan a la resistencia a los antibióticos son el uso excesivo y el uso indebido de antibióticos. Obtenga más información a continuación sobre cuándo se necesitan y cuándo no se necesitan antibióticos para tratar infecciones comunes, y sobre los potenciales perjuicios de usar antibióticos.

Si tiene un resfriado o la influenza (gripe) los antibióticos no serán eficaces

¿Sabía usted que los resfriados, la influenza, la mayoría de los dolores de garganta, la bronquitis y muchas infecciones de los senos paranasales y del oído son causados por virus? ¿Sabía usted que los antibióticos no ayudan a luchar contra los virus? Pues es cierto. Para la gran mayoría de las infecciones respiratorias comunes, los antibióticos no ayudan.

Los antibióticos curan las infecciones bacterianas, no las virales como las siguientes:

  • Los resfriados y la influenza.
  • La mayoría de los casos de tos y bronquitis.
  • La mayoría de los casos de dolor de garganta.
  • El moqueo.

Si se toman antibióticos para infecciones virales, estos:

  • No curarán la infección.
  • No prevendrán que otras personas contraigan la enfermedad.
  • No lo ayudarán a sentirse mejor.

Los antibióticos pueden hacer más mal que bien

Si toma antibióticos cuando tiene un virus, esto puede hacer más mal que bien:

  • Tomar antibióticos aumenta el riesgo de contraer una infección resistente a estos más adelante.
  • Los antibióticos matan las bacterias saludables del intestino, y permiten el crecimiento de más bacterias perjudiciales en su lugar, como el Clostridium difficile.
    • Si bien esta infección se encuentra más comúnmente en los hospitales, también se produce en centros médicos fuera del hospital
  • Los antibióticos causan 1 de cada 5 visitas a salas de emergencia por eventos adversos debidos a fármacos.
    • Los antibióticos son la causa más común de visitas a la sala de emergencias por eventos adversos causados por fármacos en niños y jóvenes menores de 18 años.

Es importante tomar antibióticos solamente para las infecciones bacterianas, ya que pueden ponerlo a usted o a su hijo en peligro de tener efectos secundarios perjudiciales e infecciones resistentes a los antibióticos.

 

Lo que se debe hacer

  • Preguntarle a su profesional de atención médica qué puede hacer para detener o retrasar la resistencia a los antibióticos.
    • Decirle que este tema le preocupa.
  • Preguntarle a su profesional de atención médica si hay medidas que puede tomar para sentirse mejor y aliviar los síntomas sin usar antibióticos.
    • A veces el mejor tratamiento para una enfermedad es aliviar los síntomas, no tomar un antibiótico.
  • Tomar el antibiótico que le hayan recetado exactamente como le diga su profesional de atención médica.
    • Cuando no se toman los antibióticos de manera adecuada, es más probable que causen daño.
  • Desechar las cantidades restantes de manera segura.
    • La Administración de Alimentos y Medicamentos proporciona
  • Preguntarle a su profesional de atención médica sobre las vacunas recomendadas para usted y su familia.
    • Las vacunas son una manera eficaz de prevenir infecciones que requieren antibióticos.
    • Además, son una forma importante de prevenir la propagación de enfermedades.

 

Lo que no se debe hacer

  • Nunca tomar antibióticos para una infección viral como los resfriados o la influenza. Los antibióticos NO curan las infecciones virales como las siguientes:
    • Resfriados.
    • Influenza (gripe).
    • La mayoría de los casos de dolor de garganta.
    • La mayoría de los casos de tos y bronquitis.
    • Muchas infecciones de los senos paranasales (sinusitis).
    • Muchas infecciones de oído.
  • Nunca presionar al profesional de atención médica para que le recete un antibiótico.
  • Nunca saltar una dosis ni dejar de tomar un antibiótico antes de lo recetado, incluso si ya no se siente mal, a menos que su profesional de atención médica se lo diga.
  • Nunca guardar los antibióticos para la próxima vez que se enferme y no tomar los que le recetaron a otra persona.
    • Tomar el medicamento incorrecto puede demorar el tratamiento correcto, permitir que se reproduzcan las bacterias y producir efectos secundarios graves o no deseados. Deseche los medicamentos no usados.

 

Fuente: Centros de Control y Prevención de Enfermedades

%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics