La abstención triunfó en Venezuela pero Maduro es reelegido

El Liceo Andrés Bello, en Caracas, el centro electoral más grande del país, recibió pocos votantes a lo largo del día en la elección presidencial en Venezuela. Mayo 20 de 2018. (VOA)

En medio de un masivo abstencionismo en la elección presidencial de este domingo 20 de mayo en Venezuela, el Consejo Nacional Electoral (CNE) anunció cerca de las 10:30 pm que con un 46% de participación, el ganador de los comicios es el presidente Nicolás Maduro con más de 5 millones de votos.

Tibisay Lucena, presidenta del CNE dijo que 8.603.336 votantes participaron en la elección (46,1%), de los cuales Nicolás Maduro obtuvo 5.823.728 votos, Henry Falcón 1.587.522, Javier Bertucci 925.042 y Quijada: 34.614.

Maduro gana así un segundo mandato que lo mantendrá en el poder hasta 2025.

Los comicios fueron rechazados desde el principio por la oposición por falta de garantías. Y este domingo, el anticipado resultado fue calificado como “una farsa” por los candidatos que compitieron con el mandatario y por la oposición.

El candidato Henri Falcón desconoció el proceso electoral antes de que se anunciaran los resultados y pidió que se realicen nuevas elecciones.

El ejército venezolano dio una lectura positiva a las elecciones, elogiando a los votantes por ir a las urnas en paz y ejercer su deber cívico. El ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, hizo las declaraciones también antes del anuncio de Lucena.

“Venezuela ha vuelto a ganar, la paz ha vuelto a ganar, nuestra democracia ha vuelto a ganar”, dijo Padrino López

La principal coalición opositora pidió a los militares que eviten lo que calificó como una “farsa” masiva por parte de Maduro para mantenerse en el poder a pesar del ausentismo generalizado de los votantes.

La coalición acusó a Maduro de aumentar su número de votos manteniendo abiertas las urnas horas después del cierre oficial para ocultar lo que llamó “una farsa” electoral de ausentismo masivo en las elecciones presidenciales del domingo.​

Hablando en nombre de la recién creada coalición Frente Amplio, el legislador opositor Juan Pablo Guanipa dijo que “hoy no fue un proceso electoral en el que las personas pudieran votar libremente, y señaló que las elecciones “fueron una farsa de un dictador que quiere mantenerse en el poder sin el apoyo popular”.

A lo largo del día muchos centros de votación en todo el país se veían vacíos como lo ilustraban las imágenes de usuarios de redes sociales y reportes de prensa.

Las estimaciones internas de la oposición basadas en un recuento rápido de votos emitidos en una muestra de centros de votación obtenidos por The Associated Press arrojaron una participación de alrededor del 40 por ciento.

El porcentaje de 46,1%, anunciado por el CNE, confirma que han sido los comicios con menor participación en los últimos 30 años.

Guanipa convocó a nuevas elecciones en las que todos los candidatos, incluidos los prohibidos por el gobierno de Maduro en la carrera del domingo, pueden competir.

Un análisis de los Observadores por la Democracia Venezuela, había proyectado que del total de ciudadanos habilitados para votar, un 42% ejerció ese derecho.

El promedio de votantes que han participado en comicios anteriores se estima en un 70%.

El Grupo de Lima, citó observadores neutrales internacionales según los cuales la abstención llegó al 82% del padrón electoral.

La fiscal general en el exilio, Luisa Ortega Díaz, indicó que las calles y los centros vacíos son reflejo del proceso electoral, en el que se evidencia el fraude de estos comicios.

“Los venezolanos están dando una contundente mensaje al mundo de que no convalidan la estafa y que no hay garantías democráticas en el país”, afirmó la fiscal en Twitter.

Los oficialistas afirman que “la rapidez con la que se vota” fue la razón de que no se vieran filas de votantes como en elecciones pasadas, pero para la oposición solo fue evidencia de que los venezolanos no acudieron a votar porque consideran que es un evento sin garantías.

De los 30,6 millones de venezolanos, unos 20,5 millones estaban habilitados para votar.

La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que llamó a la abstención en las elecciones por considerar que el proceso es fraudulento, ha acusado a Maduro de “ventajismo político” y “clientelismo”.

Apoyando a la MUD, Estados Unidos, la Unión Europea y varios países de la región han dicho que no reconocerán los resultados de la votación.

Uno de los puntos señalados por la MUD y los otros dos candidatos que participaron en la elección, como prueba del ventajismo oficial, son los llamados “puntos rojos”, toldas de representantes del gobierno que escanean el “Carnet de la Patria”, – un documento de identidad para acceder a programas sociales y bonos – para dar a los electores luego que han votado, un “premio” prometido por Maduro.

Maduro afirmó varias veces durante su campaña que quienes tengan el “Carnet de la patria”, podrían recibir un “premio” por votar.

El CNE descartó el sábado que se paguen bonos a votantes durante los comicios del domingo.

“No se va a realizar pago alguno de bono o incentivo monetario en los puntos políticos” que instalarán los partidos, aclaró la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, en rueda de prensa.

El partido Avanzada Progresista de Henri Falcón, denunció abusos en el proceso electoral.

También lo hizo Javier Bertucci, del partido Esperanza por el Cambio, el tercer candidato en la elección.

​El ex-presidente ecuatoriano Rafael Correa, quien forma parte de los observadores internacionales que acompañan el proceso electoral junto con el ex-mandatario español José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó que el llamado de la oposición a la abstención “fracasó”, porque los ciudadanos estaban saliendo a votar, y agregó que “nunca había visto una dictadura con tantas elecciones”.

 

%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics