Muere Sergio Marchionne, CEO de Fiat Chrysler

Sergio Marchionne, quien murió el miércoles a la edad de 66 años, era poco conocido cuando tomó la dirección de Fiat en 2004.

Sin embargo, se ganó el respeto y la admiración de políticos, sindicatos y medios de comunicación italianos, al hacer que la empresa fabricante de automóviles italiana no tenga recortes masivos de empleos.

Y luego fusionó a Fiat con el problemático grupo estadounidense Chrysler en 2009, transformando la entidad combinada en una compañía global que ostentó un rendimiento récord en 2017.

El visionario ejecutivo italiano-canadiense ya se había estado preparando para entregar el control de Fiat Chrysler Automobiles en 2019.

Pero la FCA anunció el fin de semana que estaba gravemente enfermo en un hospital de Zurich después de sufrir complicaciones graves luego de una cirugía en su hombro derecho el mes pasado.

El holding de FCA Exor, propiedad de la familia Agnelli, anunció su muerte el miércoles.

“Es con profunda tristeza que Exor se enteró del fallecimiento de Sergio Marchionne”, dijo en un comunicado.

Los elogios ya habían empezado a llegar el fin de semana con la noticia de que Marchionne renunciaba a la presidencia de la FCA.

La historia de Marchionne “es una gran historia italiana “, dijo el domingo el ex primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, diciendo que había llegado a “simbolizar el ingenio italiano” para el mundo.

Nacido en 1952 en la ciudad de Chieti, en el centro de Italia, Marchionne emigró con su familia a Canadá, cuando solo tenía 14 años, y se estableció en Toronto.

Estudió filosofía, derecho y administración en Canadá, y su primer trabajo allí fue como especialista en impuestos en Deloitte and Touche.

“Hablaba inglés con un fuerte acento italiano, me llevó más de seis años perderlo. Esos fueron seis años perdidos con las chicas”, dijo en una entrevista con el diario La Stampa, de Turín, en 2009.

La naturaleza extrovertida de Marchionne y la perspectiva anglosajona en los negocios frecuentemente levantaron pelos de punta en Italia.

Pero su estrategia para cambiar a Fiat, reduciendo los costos, lanzando nuevos modelos, y enfocándose en el diseño, permitió que el mayor empleador del sector privado de Italia regresara a las ganancias después de cuatro años en números rojos.

Sergio Marchionne, junto con el presidente Donald Trump recorre el Centro Estadounidense de Movilidad en Ypsilanti Township, Michigan.
Sergio Marchionne, junto con el presidente Donald Trump recorre el Centro Estadounidense de Movilidad en Ypsilanti Township, Michigan.

Un notable adicto del trabajo, Marchionne nunca rehuyó exigir demasiado a los 65.000 trabajadores de Fiat, como en 2007, cuando decidió adelantar tres meses el lanzamiento del nuevo Fiat 500.

“Tuvimos nuestras diferencias… pero juntos desafiamos a la pequeña Italia perezosa que prefiere cerrar fábricas en lugar de arremangarse”, dijo Marco Bentivoglio, secretario general de la rama metalúrgica del sindicato CISL, al enterarse de la enfermedad de Marchionne.

La crisis financiera del 2008 no lo desconcertó tampoco y posiblemente hizo su movimiento más inteligente justo cuando las paredes de la economía mundial se derrumbaban.

En enero de 2009, Fiat anunció un vínculo estratégico con Chrysler. Luego de que la compañía estadounidense saliera de la bancarrota en junio de ese año, Fiat y Marchionne tomaron el control operativo sin tener que pagar ni un centavo.

Fanático de los autos y especialmente apasionado por la marca de automóviles de lujo Ferrari, Marchionne dividió su tiempo entre sus tres casas en Turín, Suiza y Detroit.

Un padre divorciado de dos hijos, Marchionne murió el miércoles rodeado por su pareja, Manuela, y sus dos hijos, Alessio y Tyler.

 

Fuente: La voz de America

%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics