¿Qué pasó con el control de cambio?

La resolución plasmada en Gaceta Oficial deja espacio para múltiples interpretaciones

El viernes en la tarde en medio de un torrencial aguacero desde la ciudad de Caracas, las autoridades nacionales anunciaban la publicación de unnuevo convenio cambiario que incluía todos los anteriores. Desde 2003 el comportamiento del control ha marcado la vida de todos los venezolanos, estemos o no conscientes de ello.

Al inicio a nivel de la opinión del ciudadano común se pensaba que el control de cambio solo interesaba al que iba a viajar o al comerciante, era muy difícil que la gente entendiera que la permanencia de este mecanismo distorsionaba progresivamente la economía. Los industriales y empresarios por años informaron lo que sucedería en el futuro: escasez de productos y cercenamiento de la capacidad productiva nacional.

Sin embargo, la mayoría de los venezolanos hacía silencio y aprovechábamos las ventajas de un tipo de cambio sobrevaluado que no representaba la realidad de la economía nacional.

Hasta que comenzaron a verse los efectos graves aproximadamente a finales del 2016.

Y es así como a grandes rasgos llegamos al viernes 7 de septiembre, fecha en la que el nuevo convenio cambiario en su artículo 1 señala que se establece “la libre convertibilidad de la moneda en todo el territorio nacional con el propósito de favorecer el desarrollo de la actividad económica…”.

Otro artículo que llamó la atención fue el número 9 que señala que “el tipo de cambio que ha de regir para la compra y venta de monedas extranjeras fluctuará libremente de acuerdo con la oferta y la demanda de las personas naturales o jurídicas a través del Sistema de Mercado Cambiario.

Especialmente por estos dos artículos anteriores es que muchas personas y analistas llegaron a destacar en redes que “el control de cambio había muerto o se había levantado”.

Sin embargo, de las palabras de las autoridades y de la propia Gaceta Oficial se generan más dudas que certezas.

¿Hay libre convertibilidad pero el BCV puede ejercer las acciones que considere necesarias para que el mercado se comporte de manera saludable? ¿Qué son sanas prácticas para el gobierno? ¿Cómo va a haber libertad si se habla de mafias criminales, es decir continúa la criminalización del mercado oficial?

Estas son algunas de las preguntas que han surgido este fin de semana para las que no hay respuestas aún.

 

%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics