Rebeldes en el Congo matan 15, secuestran niños

Rebeldes en El Congo mataron a 15 civiles y secuestraron a una docena de niños en un ataque en el centro del más reciente brote mortal del ébola, dijo el domingo el ejército del Congo, mientras la violencia amenaza con forzar nuevamente la suspensión de los esfuerzos de contención del virus.

Los rebeldes de las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF por sus siglas en inglés), atacaron las posiciones del ejército congoleño y varios vecindarios de Beni el sábado y el domingo, dijo el capitán Mak Hazukay Mongha a The Associated Press.

La misión de mantenimiento de paz de las Naciones Unidas dijo que sus tropas intercambiaron disparos con rebeldes el sábado en el área de Mayangose en Beni durante un ataque contra civiles.

Enojados por los asesinatos, los residentes de Beni el domingo por la mañana llevaron cuatro de los cuerpos al ayuntamiento, donde la policía los dispersó con gas lacrimógeno. Los vehículos de las organizaciones de ayuda y la misión de mantenimiento de la paz fueron apedreados, informó Radio Okapi, una emisora respaldada por la ONU.

La doctora Marie-Roseline Darnycka Bélizaire, de la Organización Mundial de la Salu, habla con mujeres como parte de la estrategia para detectar posibles contactos de personas infectadas con ébola en Mangina, en la República Democrática del Congo, el 26 de agosto de 2018.
La doctora Marie-Roseline Darnycka Bélizaire, de la Organización Mundial de la Salu, habla con mujeres como parte de la estrategia para detectar posibles contactos de personas infectadas con ébola en Mangina, en la República Democrática del Congo, el 26 de agosto de 2018.

 

Los rebeldes de ADF han matado a cientos de civiles en los últimos años y son solo uno de los varios grupos rebeldes activos en el extremo noreste del Congo.

A fines del mes pasado, los esfuerzos de contención del brote de ébola se suspendieron durante días en Beni después de un ataque mortal, lo que complicó el trabajo para encontrar y rastrear a los posibles contactos de personas infectadas. Desde entonces, muchos de los nuevos casos confirmados de ébola han sido reportados en Beni, ya que la tasa de casos nuevos en general se ha más que duplicado, alarmando a grupos de ayuda.

El último ataque se produce después de que dos agentes médicos del ejército congoleño fueron asesinados a tiros: la primera vez que los rebeldes matan a trabajadores de la salud en este brote de ébola.

Es un “día oscuro” para todos los que luchan contra el virus mortal, dijo el sábado el ministro de salud de Congo al anunciar las muertes.

Los rebeldes de Mai Mai surgieron del bosque y abrieron fuego contra los agentes desarmados de la unidad médica de intervención rápida del ejército en una entrada a la ciudad de Butembo, dijo el Ministerio de Salud.

El ataque diurno parecía premeditado, con civiles presentes sin haber sufrido daños, según el comunicado. Los agentes médicos habían sido enviados a “zonas peligrosas” para ayudar a los funcionarios nacionales de salud en las fronteras.

Un trabajador de salud limpia y prepara los cuerpos de dos personas, asesinadas por presuntos rebeldes de las Fuerzas Aliadas Democráticas. Beni, octubre 5, 2018.
Un trabajador de salud limpia y prepara los cuerpos de dos personas, asesinadas por presuntos rebeldes de las Fuerzas Aliadas Democráticas. Beni, octubre 5, 2018.

 

Los casos confirmados de ébola han llegado a 200, incluyendo 117 muertes.

Los trabajadores de la salud en este brote, declarado el 1 de agosto, que escuchan disparos a diario, que operan bajo la escolta armada de las fuerzas de paz de las Naciones Unidas o las fuerzas de seguridad congoleñas y que tenían que terminar el trabajo al anochecer para reducir el riesgo de ataque.

El ministerio de salud del Congo ha informado de “numerosas agresiones” contra los trabajadores de salud, y a principios de este mes, dos voluntarios de la Cruz Roja resultaron gravemente heridos en una confrontación con miembros de la comunidad cautelosos en una región traumatizada por décadas de enfrentamientos y que enfrenta un brote de ébola por primera vez.

“Los agentes de salud no son un objetivo para los grupos armados”, dijo el ministro de salud, Oly Ilunga. “Nuestros agentes continuarán yendo al campo todos los días para cumplir la misión que se les encomendó. Son verdaderos héroes y continuaremos tomando todas las medidas necesarias para que puedan hacer su trabajo de manera segura “.

El miércoles, la Organización Mundial de la Salud dijo que estaba “profundamente preocupada” por el brote, pero que todavía no justifica ser declarada como una emergencia mundial. Un brote debe ser “un evento extraordinario” que podría cruzar las fronteras y requerir una respuesta coordinada. Se han encontrado casos confirmados cerca de la frontera muy transitada con Uganda.

En la más reciente señal de los rumores que plantean otro serio desafío para contener el virus mortal, el ministerio de salud dijo que 22 jóvenes en Butembo desenterraron el cuerpo de una víctima del ébola y abrieron la bolsa del cadáver, “queriendo verificar que no se habían extraído órganos” del cuerpo por los trabajadores de la salud “.

Los jóvenes terminaron tocando los fluidos corporales altamente infecciosos, dijo el ministerio. “Al día siguiente, aceptaron vacunarse”, uniéndose a las más de 20,000 personas que han recibido vacunas hasta el momento.

 

Fuente: La voz de América

%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics