Venezolanos de escasos recursos acuden a “puntos rojos” esperando premio

Un punto rojo del oficialismo, donde los electores venezolanos de escasos recursos que votaron este domingo, escaneaban el "carnet de la patria" con la esperanza de recibir "un premio" que les ofreció el presidente Nicolás Maduro. Foto: Fabiana Rondón, VOA. Mayo 20 de 2018.

Venezolanos de escasos recursos llevaban sus “carnets de la patria” emitidos por el Gobierno para ser escaneados en puestos callejeros durante las elecciones del domingo, con la esperanza de recibir un “premio” prometido por el presidente, una práctica que opositores compararon con la compra de votos.

Se espera que el presidente Nicolás Maduro gane con la ayuda de recursos estatales, la inhabilitación de sus rivales más fuertes y un consejo electoral considerado proclive al Gobierno.

Los críticos acusan a Maduro de usar la intimidación para conseguir votos, con muchos venezolanos acudiendo a los llamados “puntos rojos” para que su carnet sea escaneado solo para no perder beneficios como raciones de comida subsidiada y “bonos” monetarios de los que dependen por la hiperinflación.

“Esto antes no existía pero yo lo hago por las ayudas que recibo”, dijo José Torres, de 77 años, mostrando una imagen del fallecido presidente Hugo Chávez que guarda en su billetera tras escanear su carnet en un “punto rojo” en el estado Lara.

La coalición opositora denunció que los “puntos rojos” estaban desplegados a las afueras del 80 por ciento de los centros electorales. La presidenta del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena, había dicho que estos puntos debían estar al menos a 200 metros de los centros y que Maduro le había
asegurado que no se escanearían carnets.

Pero, nuestro video demuestra lo contrario y testigos dijeron a Reuters que vieron como se escaneaban los carnets y que los “puntos rojos” violaban la regla de los 200 metros, habiendo uno inclusive dentro de la escuela donde Maduro votó en horas de la madrugada.

Henri Falcón, un soldado retirado y gobernador del estado Lara que desafió el boicot para enfrentarse a Maduro, dijo que su equipo habí­a registrado 350 quejas sobre los “puntos rojos”.

“Aquí­ no se puede seguir comprando votos, jugando con la dignidad de la gente”, dijo Falcón después de emitir su voto.

Durante la campaña, Maduro había prometido que los votantes que mostraran su “carnet de la patria” después de emitir su voto recibirían un “regalo”.

No estaba claro de a que se refería, pero Falcón dijo escuchar que se trataba de 10 millones de bolí­vares, apenas 13 dólares a la tasa del mercado negro, pero alrededor de 5 veces el salario mí­nimo.

Josué Valecillos, un trabajador de la construcción de 54 años, en Barinas, el estado natal de Chávez, dijo que los voluntarios escanearon su tarjeta con un teléfono y le prometieron una transferencia rápida. “Me ofrecieron 10 millones de bolívares”, dijo el partidario de Maduro.

Voluntarios del partido rechazaron las acusaciones de soborno. Yasmina Rauseo, quien manejaba un “punto rojo” en el centro de Caracas, dijo que el escaneo de tarjetas era voluntario y principalmente para ayudar al partido a realizar un seguimiento de quién estaba votando. “No hay una información oficial”, dijo la profesora Rauseo, de 64 años. “Después de que ellos saquen sus cómputos y sus decisiones, manifestaran si eso tiene algún beneficio”, señaló.

%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics