Pompeo se reúne con rey saudí y príncipe heredero por caso Khashoggi

El jefe de la diplomacia estadounidense se reunió el martes con el rey Salman de Arabia Saudita y su hijo, el príncipe heredero Mohammed bin Salman, para tratar de esclarecer los hechos que rodearon la desaparición y el presunto asesinato del escritor saudí, Jamal Khashoggi, en el consulado del reino en Estambul.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, sonrió y estrechó la mano a ambos, quienes lo saludaron calurosamente sólo unas horas después de que un equipo forense turco terminó con una de las jornadas de búsqueda de evidencias en el Consulado de Arabia Saudita de Turquía.

Las pesquisas tratan de hallar material incriminatorio que pueda sustentar las acusaciones al reino, por el presunto asesinato y desmembramiento del columnista del Washington Post.

Funcionarios turcos denunciaron que Khashoggi fue asesinado y desmembrado dentro del consulado.

Arabia Saudita ha calificado las acusaciones de “infundadas”, pero informes publicados el martes en los medios de comunicación de Estados Unidos, entre ellos, la cadena de noticias CNN, sugirieron que el reino podría reconocer que el escritor fue asesinado allí.

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, saluda al ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita, Adel al-Jubeir, tras llegar a Riad, Arabia Saudita, el martes, 16 de octubre de 2018.
El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, saluda al ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita, Adel al-Jubeir, tras llegar a Riad, Arabia Saudita, el martes, 16 de octubre de 2018.

 

​Técnicos en overoles, guantes y zapatos cubiertos trataron la misión diplomática como una escena del crimen durante su búsqueda, que se extendió por horas.

Tras sostener una comunicación con el rey Salman, el presidente Donald Trump decidió enviar de inmediato a Mike Pompeo a Arabia Saudita, con la misión de pedir explicaciones sobre la desaparición de Khashoggi, al monarca del principal exportador mundial de petróleo.

El presidente Trump aseguró el lunes, y sin ofrecer pruebas, que el asesinato podría haber sido llevado a cabo por “asesinos corruptos”, ofreciendo al reino aliado de EE.UU. un posible camino para salir de una tormenta diplomática mundial.

Sin embargo, no se mencionó el hecho de que cualquier decisión en el reino ultraconservador recae únicamente sobre la familia gobernante Al Saud.

Pompeo se reunió este martes por la noche con el príncipe heredero de la corona de Arabia Saudí Mohammed bin Salman, de quien Khashoggi escribió críticamente para el Washington Post y cuyo ascenso al poder llevó al escritor a entrar en un exilio autoimpuesto en Estados Unidos.

 

Fuente: La voz de América

%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics