Altos funcionarios de inteligencia informan al Congreso sobre presuntas recompensas rusas

WASHINGTON – Los principales funcionarios de inteligencia de Estados Unidos informarán el jueves a los miembros clave del Congreso sobre lo que se sabe, y lo que no se sabe, sobre un supuesto complot ruso para pagar a los militantes por los ataques contra las fuerzas estadounidenses y de la coalición en Afganistán.

La Casa Blanca confirmó que la directora de la CIA, Gina Haspel, y el director de la Agencia de Seguridad Nacional, Paul Nakasone, se reunirán con un grupo de ocho legisladores.

La reunión será la primera oportunidad para que los legisladores escuchen directamente de veteranos oficiales de inteligencia sobre informes de que Rusia estaba ofreciendo recompensas a  militantes vinculados con los talibanes para atacar y matar a las tropas estadounidenses y aliadas.

Hasta ahora, el Director de Inteligencia Nacional, John Ratcliffe, un exrepresentante de EE.UU. que tomó juramento hace poco más de un mes, junto con el asesor de seguridad nacional Robert O’Brien y el Jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, encabezaron las sesiones informativas sobre las acusaciones. Ambos han desempeñado sus funciones durante menos de un año.

Los tres han dicho repetidamente a los legisladores que no se pudo confirmar la información sobre el presunto programa de recompensas ruso, defendiendo la decisión de no llevar la inteligencia a la atención del presidente Donald Trump.

“La persona que decidió desde el principio si se debía informar al presidente sobre esto en la ofician Oval, en la sesión informativa de inteligencia Oval, era un funcionario de carrera de alto rango”, dijo O’Brien a periodistas de la Casa Blanca el miércoles. “Y ella tomó esa decisión porque no tenía confianza en la inteligencia que se tenía”.

Casa Blanca trabaja en posibles respuestas a Rusia

O’Brien también dijo que la Casa Blanca estaba trabajando en posibles respuestas a Rusia en caso de que inteligencia adicional otorgue credibilidad a los informes iniciales.

“Estas son alegaciones importantes, que, si se verifican, puedo garantizarles que el presidente tomará medidas enérgicas”, dijo. “Hemos estado trabajando durante varios meses en las opciones”.

Pero otros funcionarios, cuando fueron presionados, se negaron a dar más detalles sobre lo que vendría después. “No me adelantaré en acción al presidente. Tampoco me adelantaré a la inteligencia”, dijo la secretaria de prensa Kayleigh McEnany durante una sesión informativa de la Casa Blanca, diciendo que la inteligencia no se verificó. Y el mismo Trump continuó descartando el miércoles el supuesto complot ruso como un engaño, primero en Twitter y luego durante una entrevista con Fox Business News.

“Nunca escuchamos sobre eso porque la inteligencia nunca descubrió que fuera de ese nivel”, dijo el presidente. “La gente de inteligencia, muchos de ellos no creían que sucediera en absoluto”, agregó. “Creo que es un engaño basado en los periódicos y los demócratas”.

Sin embargo, los nuevos informes de los medios desafían esa afirmación. La agencia de noticias Reuters, citando a cuatro fuentes del gobierno de EE.UU. y Europa, informó el miércoles que EE.UU. había adquirido nueva inteligencia en las últimas semanas que prestaba credibilidad a las afirmaciones de que Rusia estaba ofreciendo recompensas de militantes vinculados a los talibanes para atacar a las tropas de EE.UU. y la coalición.

Los actuales y antiguos funcionarios talibanes también han hablado, alegando que el programa de recompensas era real. “Los comandantes individuales han estado recibiendo dinero y armas de la inteligencia rusa”, dijo Moulani Baghdadi, un comandante talibán de Ghazni, a Business Insider cuando se le preguntó sobre las recompensas.

“Estos son grupos criminales que trabajan junto a los muyahidines y nos dan una mala reputación”. El mulá Manan Niazi, antiguo portavoz del exlíder talibán mulá Omar, dijo a The Daily Beast que tal programa no sería inusual. “La inteligencia rusa ha pagado a los talibanes por los ataques contra las fuerzas estadounidenses, y contra las fuerzas ISIS en Afganistán desde 2014 hasta el presente”, dijo.

Los funcionarios de inteligencia y defensa de EE.UU. han estado preocupados por la interferencia rusa en Afganistán, quejándose repetidamente de que Moscú ha estado proporcionando armas y entrenamiento a los talibanes.

Un nuevo informe del Pentágono publicado el miércoles, sin mencionar las presuntas recompensas, advirtió que la participación de Rusia está creciendo.

“Rusia ha apoyado políticamente a los talibanes para cultivar influencia con el grupo, limitar la presencia militar occidental y alentar las operaciones contrarias al ISIS [grupo terrorista del Estado Islámico], aunque Rusia niega públicamente su participación”, dijo el informe.

U.S. Secretary of State Mike Pompeo gives a news conference about dealings with China and Iran, and on the fight against the…
El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, trató de minimizar las preocupaciones el miércoles.

“El hecho de que los rusos estén involucrados en Afganistán de una manera adversa para Estados Unidos no es nada nuevo”, dijo. “Los rusos han estado vendiendo armas pequeñas que han puesto en riesgo a los estadounidenses allí durante 10 años. Nos hemos opuesto a eso”.

“Cuando vemos información creíble que sugiere que los rusos están poniendo en riesgo la vida de los estadounidenses, estamos respondiendo de manera seria”, agregó.

Aún así, los legisladores demócratas continuaron expresando insatisfacción y frustración con el manejo de la inteligencia por parte de la administración Trump.

“Si es cierto, estos informes detallan una asombrosa escalada de un adversario ya agresivo y la negligencia del presidente de su más sagrada responsabilidad de proteger la vida del pueblo estadounidense”, escribieron demócratas de la Comisión de Asuntos Exteriores en la Cámara de Representante exigiendo que Pompeo testifique ante el Congreso.

Otros demócratas fueron aún más críticos.

“Si esto no es considerado como traición, no sé qué lo sería”, dijo el representante demócrata Seth Moulton durante una llamada con periodistas el miércoles.

“Si el oficial más joven en el ejército de Estados Unidos ignora un informe de inteligencia entregado a él o ella, como sabemos, este informe de inteligencia fue entregado al comandante en jefe, entonces ese oficial menor estaría absolutamente en prisión”.

A pesar de la falta de acuerdo sobre la inteligencia sobre el supuesto complot ruso para pagar a los combatientes vinculados con los talibanes para atacar y matar a las fuerzas estadounidenses y de la coalición en Afganistán, los funcionarios estadounidenses insisten en que la amenaza no se tomó a la ligera y que se tomaron precauciones.

Y funcionarios de la Casa Blanca dijeron que no hay evidencia de que las tropas estadounidenses hayan sido dañadas.

“Siempre actuamos en el mejor interés de nuestras tropas”, dijo McEnany a periodistas el miércoles por la noche.

“El Departamento de Defensa ha dicho que no conocen a ningún estadounidense que haya sido asesinado en relación con esta inteligencia no verificada que se está evaluando actualmente”, agregó.

Fuente: VOA.




Síganos en nuestras plataformas sociales



%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics