Argentinos transforman sus negocios por la pandemia de coronavirus

Algunos comercios están transformando sus operaciones para sobrevivir en medio de la pandemia de COVID-19.

BUENOS AIRES – La cuarentena por la pandemia del coronavirus, que se desarrolla en distintas fases desde marzo, sigue provocando una debacle económica sin precedentes en la historia argentina y algunos especialistas afirman que superará ampliamente a los números de la crisis de 2001 y 2002.

Ante esta situación, los ejemplos de supervivencia de los comerciantes y sus familias son admirables.

En la provincia norteña de Tucumán, una conocida discoteca, Recórcholis, se ha convertido en un minimercado de alimentos para mantener a sus empleados, explica su dueño, Javier Farhat.

“La gente lo recibe con alegría, con humor, con nostalgia, porque es un lugar donde las parejas se conocieron, se casaron, tuvieron familia y tuvieron hijos. Es cierto, para mí, no tiene nada que ver un negocio con el otro, es empezar de cero”, dijo Farhat.

En tanto, en la ciudad de Buenos Aires, el famoso local Halcry de venta de artículos para tenis y paddle se transformó en una despensa de alimentos, porque, como afirma su encargado Cristian Oubiña “el futuro es incierto”.

“Si esto se sigue estirando por seis meses más, es muy probable que el negocio se divida a la mitad. Uno se dedicará a los alimentos y la otra mitad se dedicará a lo que venimos haciendo hace 30 años, porque somos minoristas y mayoristas a nivel país”, dijo.

En otra localidad, Temperley, en el sur de la provincia de Buenos Aires, la cadena Colores de salones de fiestas cambió de rubro y ahora es una verdulería que vende paquetes de frutas y hortalizas, relata su propietario, Luis Calvo.

“Tenemos muchos clientes en los salones de fiestas y tenemos más de 20 años de trayectoria en el mercado”, explicó.

“Esto lo hacemos sólo para subsistir, no queremos perjudicar a las verdulerías de barrio, que tienen sus negocios hace mucho tiempo. Le pedimos a los vecinos que vengan y nos ayuden con una compra mínima, y que cuando todo pase, vuelvan a sus verdulerías del barrio”.

Según estimaciones de la Cámara Argentina de Comercio, hasta el mes de julio más de 42.000 pequeñas y medianas empresas cerraron sus puertas y el desempleo podría alcanzar el 15%.

Fuente: VOA.




Síganos en nuestras plataformas sociales



%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics