Casa Blanca bloquea testimonio de Anthony Fauci en el Congreso

Los demócratas quieren revisar cómo el presidente Trump ha manejado la pandemia del coronavirus. Querían escuchar las opiniones del científico Anthony Fauci, pero la Casa Blanca dice no objetar que testifique pero en el “momento adecuado”. En este momento, agrega, Fauci está muy ocupado.

WASHINGTON — La Casa Blanca está impidiendo que Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas de EE. UU., Testifique el miércoles ante un comité de la Cámara de Representantes que investiga cómo la administración Trump ha manejado la pandemia de COVID-19.

El testimonio de Fauci sería “contraproducente”, dijo Judd Deere, portavoz de la Casa Blanca en un comunicado.

La oficina de Prensa de la Casa Blanca emitió el comunicado sobre el asunto luego que el Washington Post informara, citando a fuentes del subcomité de Asignaciones de la Cámara de representantes, que dijeron que la Casa Blanca estaba impidiéndole a Fauci testificar en una audiencia la próxima semana.

“Mientras la administración Trump continúa su respuesta al COVID-19, incluyendo reactivar Estados Unidos de forma segura, y acelerando el desarrollo de una vacuna, es contraproducente tener a los mismos individuos involucrados en esos esfuerzos compareciendo en audiencias congresionales”, dijo el vocero presidencial Judd Deere. “Estamos comprometidos con trabajar con el Congreso para ofrecer testimonios en el momento adecuado”.

De hecho, según el Post, Fauci estaba supuesto a comparecer en una audiencia en el Senado sobre las pruebas de coronavirus la próxima semana, según dijo al diario un alto funcionario de la administración que pidió permanecer en el anonimato.

“No es silenciar, no es bloquear, es simplemente tratar de asegurar que podamos balancear la necesidad de supervisión congresional, la legítima necesidad de supervisión, con sus responsabilidades de manejar trabajos relacionados al coronavirus en sus respectivas agencias o departamentos”, dijo al Post el funcionario.

Fauci y el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, no siempre han acordado la mejor manera de combatir la propagación del virus. Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, criticó la capacidad de prueba del virus en el país, calificándolo de “fracaso”.

El mes pasado, Trump retuiteó una publicación #FireFauci de otra cuenta, pero la Casa Blanca insiste en que el presidente no está buscando despedir a un científico muy popular.

Incluso, a inicios de la pandemia, hubo rumores de que Trump podría destituir al científico quien funge como director del Instituto de Alergias y Enfermedades Infecciosas. Trump llegó a retuitear una publicación en la que se hablaba de la destitución de Fauci. Luego dijo sin embargo que no había pensado destituir a un “maravilloso tipo”.

Más de la mitad de los 50 gobernadores de EE.UU. han tomado medidas para relajar parcialmente las restricciones de bloqueo, mientras esperan que un aumento en las infecciones no desencadene otra ronda de cierres de negocios.

Otros gobernadores estadounidenses, muchos de los cuales son demócratas, están adoptando un enfoque más cauteloso, tratando de equilibrar la necesidad de reabrir sus economías estatales con preocupaciones sobre el coronavirus.

Mientras algunos gobernadores de EE.UU. presionan para relajar las restricciones después de la expiración del jueves de las pautas de distanciamiento de la Casa Blanca, Fauci les advirtió que eviten levantar los límites estatales prematuramente.

“Obviamente podrías salirte con la tuya, pero estás tomando un riesgo realmente significativo”, dijo Fauci en CNN.

Otra advertencia llegó en un informe de la Universidad de Minnesota, que decía que la pandemia podría durar dos años más. El informe, publicado el jueves por el Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas de la universidad, advirtió que EE.UU. Debe prepararse para una disminución de las infecciones seguida de un aumento tan pronto como este otoño.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. ha otorgado una autorización de uso de emergencia para el medicamento antiviral remdesivir, despejando el camino para que más hospitales usen el medicamento. Datos clínicos recientes muestran que el medicamento podría ser un tratamiento prometedor para el coronavirus.

Más de 3.3 millones de personas en todo el mundo han sido infectadas con el coronavirus y casi 240.000 han muerto por COVID-19.

En los Estados Unidos, hay más de 1.1 millones de casos COVID y más de 65.000 muertes.

El Post señaló que una vocera de Fauci no respondió a sus solicitudes de comentarios.

Indicó además que el subcomité de Asignaciones de la Cámara de Representantes escuchará en lugar el testimonio de Thomas Frieden, quien dirigió los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, durante la administración de Barrack Obama.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo a la BBC que es una tragedia que los líderes mundiales no hayan podido “unirse para enfrentar la COVID-19 de una manera articulada y coordinada”.

La ONU estima que el 8% de la población mundial, unos 500 millones de personas, podrían verse obligados a caer en la pobreza para fin de año debido a la devastación provocada por el virus.

Fuente: VOA.




Síganos en nuestras plataformas sociales



%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics