Diplomacia de EE.UU. hacia Latinoamérica tiene una nueva cara

El Departamento de Estado de Estados Unidos anunció el jueves que Michael Kozak asumirá la dirección de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental a un mes de la renuncia de Kimberly Breier.

El nombramiento sugiere que la Casa Blanca seguirá manteniendo una línea conservadora hacia la Venezuela socialista, incluso después de que el presidente Donald Trump destituyó al asesor de Seguridad Nacional John Bolton alegando fuertes discrepancias sobre Irán, Afganistán y otros desafíos de escala global. Kozak fue el segundo de Elliott Abrams, el enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, y desempeñó un papel importante en la configuración de la política estadounidense hacia el país este año.

El jueves, Trump tuiteó: “Mis opiniones sobre Venezuela, y especialmente Cuba, eran mucho más fuertes que las de John Bolton. ¡Él me estaba reteniendo!”.

Donald J. Trump@realDonaldTrump

In fact, my views on Venezuela, and especially Cuba, were far stronger than those of John Bolton. He was holding me back! https://twitter.com/marcorubio/status/1172127718433054721 …Marco Rubio@marcorubioJust spoke to @realDonaldTrump on #Venezuela

It’s true he disagreed with some of the views of previous advisor

But as he reminded me it’s actually the DIRECT OPPOSITE of what many claim or assume

If in fact the direction of policy changes it won’t be to make it weaker
53,2 mil13:22 – 12 sept. 2019Información y privacidad de Twitter Ads27,6 mil personas están hablando de esto

Las declaraciones del presidente se produjeron un día después de que los ministros de Exteriores de los 19 países del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca fueron convocados a una reunión más tarde este mes para valorar las opciones de respuesta a la crisis de venezolana. El tratado contempla la intervención militar como una de las opciones disponibles si la paz del hemisferio se ve amenazada, pero Washington afirmó que el objetivo de la cumbre será abordar la crisis desde un nuevo marco y no una acción de ese tipo.

La propuesta planteada hace décadas por Kozak para al menos considerar la detención del general prófugo en Chile podría envalentonar a quienes quieren una intervención militar estadounidense para derrocar al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Considerado un férreo defensor de los derechos humanos, Kozak escribió un cable en 1991 a Bernie Aronson, quien por entonces era el secretario adjunto para Asuntos Interamericanos, con al menos seis opciones para llevar ante la justicia al general Manuel Contreras, director de la policía secreta DINA durante la dictadura del general Augusto Pinochet (1973-1990) en Chile. Contreras fue responsable de ordenar el coche bomba que mató al exembajador Orlando Letelier y a un asesor estadounidense en Washington en 1976, en uno de los ataques más sorprendentes de un gobierno extranjero perpetrado nunca en suelo estadounidense.

Fuente: VOA.




Síganos en nuestras plataformas sociales



%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics