EE.UU.: Legisladores compiten para ayudar a economía golpeada por coronavirus

El Senado está tomando la iniciativa de trabajar con la Casa Blanca para elaborar un plan de estímulo económico masivo que podría estar cerca de los dos billones de dólares en costos.

WASHINGTON — Los legisladores estadounidenses están compitiendo para promulgar un paquete de rescate masivo con la intención de apuntalar una economía estadounidense cada vez más paralizada en medio de los esfuerzos por contener la pandemia de coronavirus.

Los mercados bursátiles se desplomaron la semana pasada, eliminando casi todas las ganancias registradas durante la presidencia de Donald Trump, ya que la actividad en lugares públicos de todo el país se detuvo.

Con el cierre de fábricas, negocios, restaurantes, escuelas e industrias enteras en ruinas, los trabajadores se enfrentan a despidos, recortes en horas o tienen que tomar la difícil decisión de trabajar mientras están enfermos si carecen de licencia por enfermedad remunerada.

A pesar de los resultados positivos de las pruebas para los legisladores en ambas cámaras que han forzado las medidas de auto cuarentena, los líderes demócratas y republicanos dicen que los legisladores deben quedarse en Washington para terminar el trabajo en un paquete de estímulo económico.

“El coronavirus está desacelerando nuestra economía hasta casi detenerla”, dijo el líder de la minoría del Senado Chuck Schumer de Nueva York en el pleno del Senado la semana pasada. “Es casi seguro que anticipamos una recesión”.

Los legisladores y la Casa Blanca han ideado una serie de fases para rescatar la economía estadounidense. Aquí hay un resumen de lo que cada fase ha sido diseñada para hacer.

Fase uno

Los legisladores inicialmente se centraron en financiar los esfuerzos de salud pública de EE.UU. para combatir el coronavirus, aprobando un paquete de 8.300 millones de dólares a principios de este mes.

Trump solicitó al Congreso poco más de 2.000 millones de dólares en fondos, con un plan para financiar 535 millones de esa solicitud al redirigir los fondos no utilizados asignados para combatir el Ébola.

Los demócratas rechazaron ese plan y finalmente negociaron un proyecto de ley con la Casa Blanca que incluía 3.000 millones de dólares para el desarrollo de la vacuna contra el coronavirus y 1.000 millones para los esfuerzos de ayuda internacional de Estados Unidos para combatir el virus. Trump firmó ese proyecto de ley el 6 de marzo.

Fase dos

La Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, lideró la negociación del primer proyecto de ley con el secretario del Tesoro Steve Mnuchin para abordar el devastador impacto económico de la crisis.

El Senado aprobó la “fase dos” del proyecto de ley la semana pasada por una votación de 90-8. El proyecto de ley ofrece la prueba COVID-19 sin costo, una extensión de los beneficios de desempleo para abordar las necesidades de los trabajadores que pueden ser despedidos debido a la crisis, así como licencia por enfermedad pagada para trabajadores en algunas compañías de Estados Unidos.

Fase tres

El Senado está tomando la iniciativa de trabajar con la Casa Blanca para elaborar un plan de estímulo económico masivo que podría estar cerca de los dos billones de dólares en costos.

El Departamento del Tesoro propuso un depósito directo de 1.200 dólares a cientos de millones de estadounidenses, basado en el tamaño de la familia y los ingresos a partir de abril.

Según ese plan, el gobierno de EE.UU. también ofrecería miles de millones de dólares en préstamos a pequeñas empresas que se tambalean al borde de la ruina financiera en medio del distanciamiento social y las cuarentenas. Los republicanos también han propuesto 75.000 millones en ayuda a hospitales y proveedores de atención médica.

Pero los demócratas han expresado su preocupación de que el proyecto de ley envíe suficiente dinero a hospitales y gobiernos estatales y locales. También argumentan que la legislación no hace lo suficiente para ayudar a los estadounidenses de clase baja y media afectados por la crisis, rechazando la propuesta de los republicanos de un fondo de 500.000 millones controlado por el Departamento del Tesoro para ayudar a las industrias más afectadas.

Influencia sobre los republicanos

Los demócratas tienen una influencia inesperada en el Senado de mayoría republicana después de que Rand Paul de Kentucky se convirtiera en el primer senador de Estados Unidos en dar positivo por el coronavirus. Su ausencia, junto con las medidas de auto cuarentena de los senadores de Utah Mike Lee y Mitt Romney, significa que McConnell debe tener votos demócratas para aprobar la medida.

Los demócratas bloquearon el avance de la legislación por segunda vez en la misma cantidad de días el lunes, lo que provocó acusaciones de McConnell de que el partido contrario estaba politizando la crisis al agregar solicitudes no relacionadas.

“Esta no es una oportunidad política jugosa”, dijo McConnell en el Senado. “Esta es una emergencia nacional”.

Los legisladores pretenden aprobar esta nueva ronda de alivio económico para fines de esta semana para calmar a un público ansioso. Pero una vez que el proyecto de ley se apruebe en el Senado, se dirigirá a la Cámara de Representantes, donde la Presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y los demócratas de la Cámara de Representantes están redactando su propia versión del proyecto de ley de asistencia económica.

Fuente: VOA.




Síganos en nuestras plataformas sociales



%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics