EE.UU.: Movimiento contra la injusticia racial gana seguidores antes del voto del 2020

WASHINGTON – Las protestas generalizadas y sostenidas que exigen justicia racial han derrumbado monumentos, provocado que algunas ciudades de Estados Unidos a prohibir los estrangulamientos policiales y estimulado un mayor reconocimiento de Juneteenth, el día que se conmemora la emancipación de esclavos en la nación.

Pero, ¿ha atraído el movimiento Black Lives Matter (Las Vidas Negras Importan) suficientes seguidores comprometidos para lograr un cambio de largo alcance y reformas fundamentales en una nación que generalmente vuelve como de costumbre a los negocios una vez que las protestas se desvanecen?

El afroestadounidense, Jay Brown, que ha salido a manifestarse en las calles de Washington D.C., cree que la respuesta es “sí”.

“Mi gente se levantará y seguirá luchando”, dijo Brown a VOA en una manifestación cerca de la Casa Blanca, a una cuadra de la recién nombrada plaza “Black Lives Matter”, que ha sido la sede de las protestas en la capital estadounidense, tras la muerte el pasado el 25 de mayo del afroestadounidense George Floyd, mientras estaba bajo custodia policial.

Su muerte en Minneapolis, Minnesota, conmocionó la conciencia de muchas personas de todas las etnias y provocó una oleada de protestas, a veces violentas, en las principales ciudades de Estados Unidos.

“Este es un movimiento nacional que conducirá a nuevas leyes para proteger a las personas de color”, dijo Brown. Cuando se le preguntó si Estados Unidos había llegado a un punto de inflexión en la búsqueda de la justicia racial, respondió: “Sin duda”.

A man wears a Guyanese flag as his face protection as he listens to speakers during a Caribbean-led Black Lives Matter rally at…
Un hombre usa una bandera de Guyana como protegerse la cara mientras escucha a los oradores durante un mitin de Black Lives Matter.

Movimiento gana fuerza

Muchos observadores están de acuerdo al señalar que el movimientos “Las Vidas Negras Importan”, surgido para exigir el fin de la brutalidad policial, ha ganado un impulso significativo y el respaldo de un amplio espectro de la sociedad estadounidense en las últimas semanas.

“Estas manifestaciones de justicia racial parecen tan transformadoras como las protestas por los derechos civiles de la década de 1960”, dijo a la VOA el historiador de American University,  Allan Lichtman.
 
Lichtman señala que el activismo sostenido cambió la opinión pública y allanó el camino para la Ley de Derechos Civiles de 1964, que prohibía la discriminación basada en la raza, el color, la religión, el sexo y el origen nacional.
 
Pero lo que inicialmente pareciera alcanzar una masa crítica para el cambio en Estados Unidos, con frecuencia no logra resultados concretos o duraderos.
 
“Como aprendimos en los movimientos de cambio climático y control de armas, se necesita algo más que un rápido aumento de la opinión pública para sostenerlo”, dijo Lichtman. “Se necesita el apoyo galvanizador de la mayoría de las personas para crear cambios duraderos”.

Masa crítica

Acuñado originalmente por expertos en física nuclear, el término “masa crítica” apareció por primera vez en escritos sociopolíticos en la década de 1960. El profesor de ciencias políticas de la Universidad de Chicago, Morton Grodzins, describió la masa crítica como el punto en el que un grupo o movimiento alcanza el tamaño y el impacto necesarios para lograr el cambio. El término también puede referirse a un punto de inflexión que altera el curso de eventos impredecibles.

El término comúnmente se refiere al punto en el que el cambio, negativo o positivo, se vuelve inevitable.

Opiniones cambiantes

Queda por ver si el movimiento “Las Vidas Negras Importan” ha alcanzado una masa crítica para cambiar las leyes y alterar fundamentalmente la sociedad estadounidense. A principios de este mes, el Centro de Investigación Pew informó un aumento en el apoyo público al movimiento, con el 67% de los estadounidenses que lo respaldaron en algún grado, incluido el 60% de los encuestados blancos.
 
“Me sorprendieron los números electorales que muestran que más de dos tercios de los estadounidenses apoyan el movimiento de justicia racial”, dijo Lichtman.

Los investigadores señalan que los datos de las encuestas tienen un registro mixto en la predicción de los cambios. Durante años, las encuestas de opinión pública han demostrado un apoyo abrumador para la regulación básica de armas en Estados Unidos, como las verificaciones de antecedentes universales para la compra de armas de fuego. Sin embargo, incluso las modestas propuestas de reforma de armas siguen estancadas en el Congreso.
 
Pero los investigadores también notan ejemplos en los que el cambio de opinión pública presagiaba un giro dramático, como ha sido el caso de las minorías sexuales en Estados Unidos. En la década de 1990, menos de uno de cada cuatro estadounidenses respaldaba el matrimonio entre personas del mismo sexo. Para 2015, cuando la Corte Suprema legalizó las uniones para gays y lesbianas en todo el país, las encuestas mostraron que el apoyo aumentó por encima del 60%.

“Sería difícil, excepto tal vez la igualdad matrimonial, ver un cambio tan dramático en las mayorías de estadounidenses que apoyan lo que estos manifestantes de justicia racial están haciendo [hoy]”, dijo a la VOA Todd Shaw, politólogo de la Universidad de Carolina del Sur. 

Protesters rally against racial inequality in Richmond
Manifestantes se manifiestan contra la desigualdad racial en Richmond, el 18 de junio.

Shaw señala que, más allá de expresar su indignación por la muerte de Floyd, un número creciente de estadounidenses ve su fallecimiento como síntoma de un problema mayor de racismo sistémico. Y sus representantes en el Congreso parecen haber tomado nota. Los demócratas y los republicanos se han apresurado a presentar proyectos de ley que reformen la aplicación de la ley en Estados Unidos.

“Creo que hemos alcanzado cierto nivel de masa crítica porque lo que antes era impensable ahora está en la agenda, como (…) renovar completamente un departamento de policía. Estas cosas se han desarrollado rápidamente”, dijo Shaw, y agregó que, para mantener una agenda de reformas, el movimiento tendrá que demostrar su influencia en las urnas en las próximas elecciones.
 
“El impacto del movimiento se pondrá a prueba en noviembre, si no mucho después de eso”, dijo.

En la plaza “Las Vidas Negras Importan”, en Washington D.C., el activista Jay Brown dice que él y otros se han preparado para una lucha sostenida: “Tenemos que defender el cambio y seguir protestando hasta que lo logremos”.

Fuente: VOA.




Síganos en nuestras plataformas sociales



%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics