Hombre mata a cuatro y se suicida en catedral de Brasil

RÍO DE JANEIRO — Un hombre entró en una catedral de Brasil el martes y abrió fuego justo después de la misa, matando a por lo menos cuatro personas e hiriendo a otras cuatro antes de suicidarse, informaron autoridades.

El tiroteo, algo inusual en la nación más grande de América Latina, ocurrió después del servicio del mediodía en la Catedral Metropolitana de Campinas, a unos 100 kilómetros (60 millas) al norte de Sao Paulo.

“Es muy triste, es difícil imaginar el dolor que esto ha causado”, expresó Wilson Cassante, portavoz de la arquidiócesis.

Horas después, se veía a los paramédicos sacando de la iglesia cadáveres y heridos. Las autoridades identificaron al atacante como Euler Fernando Grandolpho, de 49 años, residente de Valinhos, una ciudad cercana en el densamente poblado estado de Sao Paulo.

Grandolpho, analista de sistemas, no era miembro de la grey, dijeron las autoridades. De acuerdo con registros públicos, el atacante ha tenido varios empleos con entidades del gobierno, incluyendo un tiempo como asistente del fiscal en el ministerio público de Sao Paulo.

Las autoridades dijeron que todavía no determinan el móvil del ataque. Una mochila encontrada cerca del atacante muerto contenía su identificación pero no había nada más, dijo el detective Jose Henrique Ventura afuera de la iglesia. “Gracias a la intervención de la policía se evitó algo mucho más grande”, dijo Ventura, quien agregó que los cuatro heridos están en condición estable.

Danielle Coutinho dijo a EPTV que ella estaba sentada en la iglesia platicando después de la misa cuando comenzó la balacera. Un hombre que estaba sentado junto a ella recibió un disparo, y ella y otros huyeron.

“Vi personas recibiendo disparos. No me lo puedo sacar de la cabeza”, relató llorando. “Fue horrible”.

Brasil batalla desde hace mucho tiempo con la violencia armada y es común que encabece las estadísticas mundiales de homicidios. El año pasado casi 64.000 personas fueron asesinadas. El presidente electo Jair Bolsonaro, un excapitán del ejército, hizo campaña con la promesa de acabar con la violencia en parte flexibilizando las leyes de armas para que los civiles puedan defenderse ellos solos.

Aun así los tiroteos masivos como los de Estados Unidos son raros.

Hamilton Caviola Filho, uno de los detectives, dijo al website noticioso G1 que las autoridades habían revisado los videos de vigilancia de la catedral.

Fuente: La voz de América

%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics