Juez ordena continuar programa DACA y aceptar nuevos solicitantes

El fallo del juez federal de distrito de Washington, John Bates, es el más severo de los tres que se han emitido contra los esfuerzos de la administración Trump para acabar con el programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia.

Un juez federal en Washington asestó el golpe más duro hasta el momento a los esfuerzos de la administración Trump para poner fin a las protecciones de deportación para los inmigrantes indocumentados conocidos como “soñadores”.

El juez federal de distrito John Bates ordenó al gobierno continuar el programa de la era Obama y, por primera vez, aceptar nuevos solicitantes.

El juez federal de distrito John D. Bates calificó la decisión del gobierno de poner fin a la Acción Diferida para Llegados en la Infancia como “virtualmente inexplicable” y por lo tanto “ilegal”.

“La rescisión de DACA fue arbitraria y caprichosa porque el Departamento (de Seguridad Nacional) no explicó adecuadamente su conclusión de que el programa era ilegal”, escribió Bates en su opinión de 60 páginas, publicada el martes por la noche.

“Ni el escaso razonamiento jurídico ni la evaluación del riesgo de litigio proporcionado por el DHS para respaldar su decisión de rescisión son suficientes para mantener la terminación del programa DACA”, dice el fallo del magistrado.

Bates, quien fue designado por el presidente George W. Bush, es el primer representante republicano en fallar en contra de la acción del presidente Donald Trump para acabar con DACA.

Dos jueces de tribunales de distrito nombrados por el presidente Bill Clinton -uno en San Francisco y otro en Brooklyn- llegaron a conclusiones similares anteriormente. Esos jueces también ingresaron medidas cautelares que requieren que la administración continúe aceptando renovaciones mientras continúa el litigio.

El juez Bates suspendió su decisión durante 90 días para permitir que el Departamento de Seguridad Nacional presentara un razonamiento más sólido para finalizar el programa.

Un juez de Maryland, también designado por George W. Bush, confirmó el razonamiento básico de la decisión del gobierno de finalizar el programa.

La administración de Trump intentó eludir el proceso de apelación habitual y llevar directamente una de esas sentencias del tribunal de distrito ante la Corte Suprema, pero en febrero los jueces declinaron examinar el caso antes de que al menos un tribunal de apelaciones se pronuncie.

Trump anunció en septiembre que planeaba eliminar el programa, permitiendo renovaciones hasta el 5 de marzo de este año pero luego se negó a emitir nuevos permisos. El acuerdo hubiera permitido que unas 700,000 personas obtuvieran permisos de trabajo y un estatus casi legal durante un período de dos años.

La administración dijo que la medida era necesaria para evitar una demanda de los fiscales generales de estados conservadores que lograron bloquear una expansión del programa durante el gobierno de Barack Obama. Bates, sin embargo, dejó en claro el martes que no pensaba que fuera una razón creíble para la desaceleración de DACA.

“La predicción de la agencia sobre el resultado de la amenaza de litigio sobre la viabilidad de DACA -específicamente, que la corte del distrito en la demanda de Texas detendría inmediatamente el programa sin ninguna oportunidad de desaceleración- era tan inverosímil que falla incluso bajo el estándar de arbitrariedad deferente y caprichosa “, escribió Bates. “Por lo tanto, la rescisión de DACA se dejará de lado”.

Bates dijo en su decisión del martes que si el DHS no presentaba una nueva y mejor explicación para la rescisión dentro de los 90 días, se restauraría todo el programa.

%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics