La Casa Blanca: “El presidente es absolutamente antifascista”

El presidente ha insinuado que las autoridades actuarán con mano dura contra quienes acudan este fin de semana a protestar en la ciudad de Tulsa, donde el mandatario tiene previsto celebrar este sábado su primer acto de campaña desde el mes de marzo.

WASHINGTON – La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, aseguró este viernes que el presidente Donald Trump se opone a los simpatizantes del fascismo, aunque resaltó que tampoco comulga con quienes protagonizan “desórdenes” durante las manifestaciones.

“El presidente es absolutamente antifascista, pero también está en contra de los desórdenes, está en contra de la anarquía, está en contra de lo que hemos visto en nuestras calles”, declaró McEnany durante una rueda de prensa en la Casa Blanca.Las declaraciones de la vocera se producen después de que horas antes el mandatario hubiera insinuado que las autoridades actuarían con mano dura contra quienes acudieran a Tulsa, Oklahoma, a protestar aprovechando que Trump tiene previsto celebrar allí un mitin este sábado.

“Cualquier manifestante, anarquista, agitador, vándalo o maleante que vaya a Oklahoma, por favor, entended que no se os tratará como lo han hecho en Nueva York, Seattle o Minneaoplis. ¡Será un escenario muy diferente!”, escribió Trump en su cuenta de Twitter en referencia a tres ciudades gobernadas por demócratas que, al igual que otras muchas urbes a lo largo de todo el país, han sido testigo de multitudinarias protestas a lo largo de las últimas semanas, algunas de ellas violentas.

En diversas ocasiones Trump ha sido acusado de profesar cierta simpatía hacia los supremacistas blancos y, más recientemente, ha sido acusado de culpar sin pruebas al movimiento antifascista de los altercados protagonizados en las protestas que sacudieron al país a raíz de la muerte del afroestadounidense George Floyd cuando se encontraba bajo custodia policial.

El presidente tiene previsto dar este sábado su primer mitin de campaña desde el pasado mes de marzo, cuando gran parte de Estados Unidos adoptó restricciones debido a la pandemia del coronavirus.

La decisión de celebrar un acto multitudinario en un momento en que varios estados, incluido Oklahoma, han registrado repuntes en el número de contagios debido a la paulatina reactivación de la economía, ha suscitado numerosas críticas.

Además, en un principio, estaba previsto que el acto de campaña tuviera lugar este viernes, 19 de junio, fecha en que la comunidad afroestadounidense celebra el fin de la esclavitud, en 1865. 

Después de la reciente oleada de protestas que han sacudido el país exigiendo igualdad racial, se prevé que la visita de Trump a Tusla pueda desencadenar nuevos incidentes en esta ciudad.

En todo caso, el mandatario aseguró que no habrá “toques de queda” en la ciudad, por lo que invitó a sus seguidores a “pasárselo bien” durante su visita a Oklahoma.

Fuente: VOA.




Síganos en nuestras plataformas sociales



%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics