Miami-Luken acusada por su rol en epidemia de opioides

Un distribuidor mayorista de medicamentos de Ohio y dos ex ejecutivos fueron acusados el jueves de beneficiarse de la epidemia de opioides en los Estados Unidos vendiendo millones de pastillas a pesar de las señales de que había abuso de las drogas.

Los fiscales federales en Cincinnati acusaron a Miami-Luken Inc. y a cuatro personas en el segundo caso penal de Estados Unidos contra un distribuidor de drogas por su papel en una crisis por la que han muerto cientos de miles de personas.

La acusación incluye a la compañía con sede en Springboro, Ohio; Anthony Rattini, su ex presidente; James Barlay, ex funcionario de Miami-Luken, y dos farmaceutas, de conspiración para distribuir sustancias controladas.

Los fiscales establecieron que Miami-Luken y los ejecutivos no evitaron que las drogas enviadas a farmacias en cinco estados se destinaran a usos ilegales ni reportaron pedidos sospechosos a la Administración de Control de Drogas de los EE. UU., DEA.

Miami-Luken envió millones de píldoras a zonas rurales de Appalachia, donde la epidemia de opioides estaba en su punto máximo, incluidas 3,7 millones de píldoras de hidrocodona de 2008 a 2011 a una farmacia en Kermit, Virginia Occidental, una ciudad de solo 400 personas, dijeron los fiscales.

También se acusó a dos farmaceutas que ordenaron medicamentos a Miami-Luken: Devonna Miller-West, propietaria de la Farmacia Westside con sede en Oceana, West Virginia, y Samuel Ballengee, que dirigía Williamson, una farmacia en Tug Valley, en ese estado.

Miami-Luken suspendió sus operaciones el año pasado.

De 1999 a 2017, 218.000 personas murieron en Estados Unidos por sobredosis relacionadas con opioides recetados, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., CDC.

Fuente: VOA.




Síganos en nuestras plataformas sociales



%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics