OEA insta a Nicaragua a reformar su sistema electoral antes de mayo del 2021

Sede OEA – Washington, DC

La Organización de los Estados Americanos aprobó en la Asamblea General una resolución que pide al gobierno nicaragüense reformar el Consejo Supremo Electoral.

WASHINGTON, D.C. – La Organización de los Estados Americanos (OEA) aprobó el miércoles una resolución que insta al gobierno de Nicaragua a adoptar cambios en su sistema electoral antes de las elecciones presidenciales programadas para noviembre del 2021.

La resolución, aprobada con 20 votos a favor, 2 en contra y 12 abstenciones, recoge la determinación del organismo de “instar a que se establezcan compromisos concretos de reforma electoral, en particular la modernización y reestructuración del Consejo Supremo Electoral, antes de que el Estado convoque elecciones generales, o a más tardar en mayo de 2021”.

El documento pide al presidente, Daniel Ortega, reestructurar el Consejo Supremo Electoral (CSE), de mayoría oficialista, y permitir la entrada de observadores internacionales para que se realice un examen “técnico independiente” del proceso electoral, antes de mayo del 2021.

La representación nicaragüense ante la OEA rechazó enérgicamente la medida, calificándola de “injerencista” y criticó al liderazgo de la OEA y a las naciones que votaron a favor, acusándolas de estar “subordinadas al gobierno de EE. UU.”

“La pérdida de institucionalidad y autonomía de la OEA es más que evidente y profundizará aún más el virus de la división que promueve EE. UU. entre los países latinoamericanos y caribeños”, dijo el representante de Nicaragua ante el organismo, Luis Alvarado.

La propuesta de resolución fue presentada el lunes ante la Asamblea General por EE. UU., Canadá, Chile, Colombia, Paraguay y el gobierno interino de Venezuela.

El representante del gobierno estadounidense, Carlos Trujillo, dijo tras la votación que la resolución es un “gran mensaje al gobierno de Nicaragua a restablecer el orden constitucional, respetar los derechos humanos y prepararse para desarrollar una elección justa el próximo año”.

La resolución es la más reciente estocada por parte de la OEA al gobierno de Ortega; desde el 2019, varios países del organismo, incluyendo EE. UU., han intentado aplicar el artículo 21 de la Carta Democrática de la OEA a Nicaragua, que suspendería al país del organismo.

Un informe publicado en noviembre del año pasado por la organización denunciaba violaciones a derechos humanos y estipulaba que existía una “alteración del orden constitucional” en Nicaragua.

Falta de “condiciones mínimas” para elecciones  parlamentarias en Venezuela

La Asamblea General asimismo aprobó con 21 votos a favor, 4 en contra y 9 abstenciones una resolución en la que se advierte que hay una falta de “condiciones mínimas” para garantizar unas elecciones parlamentarias que sigan los “estándares internacionales” en Venezuela. 

El documento, además, adelanta que el reconocimiento de las elecciones de la Asamblea Nacional -programadas para el 6 de diciembre- por parte de los países miembro del organismo depende de que se cumplan con dichas condiciones. 

Las elecciones, en las que no participará el grueso de la oposición, han sido cuestionadas también por la Unión Europea, que se negó a asistir como observador internacional a menos que fueran pospuestas.

La resolución, presentada ante la Asamblea por Colombia y apoyada por doce países, incluyendo EE.UU., Canadá y Brasil, estipula que el presidente en disputa de Venezuela, Nicolás Maduro, ha tomado acciones que “socavan la separación de poderes”, al colocar miembros oficialistas en el Tribunal Supremo de Justicia y “usurpar” el poder de la Asamblea Nacional para nombrar a los miembros del Consejo Nacional Electoral. 

El representante de EE.UU., Carlos Trujillo, aplaudió la resolución, acusando al “régimen de Maduro” de “ir en contra de la última institución democrática que queda” en Venezuela. 

“Cuando vemos a Venezuela, vemos que necesitamos reconocer la situación por lo que es, no por lo que quisiéramos que fuese”, dijo el representante del gobierno de Donald Trump. 

Por su parte, el canciller del gobierno en disputa de Maduro, Jorge Arreaza, rechazó en Twitter la resolución y criticó a la OEA, a la que calificó de “espectral”. 

“Me entero que aprueban otra resolución decadente e injerencista contra Venezuela. Todo un disco rayado del fracaso”, escribió el diplomático. 

El puesto de Venezuela en la OEA lo ocupa un enviado del presidente interino, Juan Guaidó. El gobierno en disputa de Maduro sacó al país del organismo en el 2017.

Fuente: VOA.




Síganos en nuestras plataformas sociales



%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics