Proyecto de ley contra la desinformación en Brasil podría ser “un remedio peor que la enfermedad”

WASHINGTON D.C. – Un proyecto de ley en Brasil para contrarrestar la desinformación y las noticias falsas está siendo criticada por periodistas, defensores de la privacidad, las redes sociales, e incluso el presidente Jair Bolsonaro, quien ha sido un enérgico crítico de los medios de comunicación.

Bolsonaro ha prometido vetar la ley, que fue aprobada la semana pasada por el Senado. La llamada “Ley de Noticias Falsas” propone monitorear y recolectar información, incluyendo identificaciones y números telefónicos que exigiría a las compañías de redes sociales a mantener una base de datos de los mensajes que sean reenviados en grandes cantidades y hacer esa información accesible mediante una orden judicial.

Un nuevo concejo de políticos y representantes de medios y de la sociedad civil haría recomendaciones sobre libertad en internet, responsabilidad y transparencia.

Acoso en el internet

Brasil ha experimentado un repunte en el acoso en el internet y campañas de desinformación, frecuentemente dirigida contra los críticos de Bolsonaro, miembros de la oposición e incluso miembros del Congreso.

Periodistas han también estado bajo ataques: la Asociación de Locutores de Radio y Televisión dijo que los medios recibieron un promedio de 11.000 ataques diarios en las redes sociales durante 2019, muchos de los cuales parecían venir de los simpatizantes del presidente.

Bolsonaro fue responsable por más de 100 ataques a la prensa el mismo año, reportó el Centro Knight para el Periodismo en las Américas. El presidente frecuentemente usa las redes sociales para tratar de desacreditar o agredir verbalmente a periodistas críticos y medios independientes, refiriéndose a los periodistas como “podridos” y “sinvergüenzas”, y publicando un vídeo en el que él aparece como un león bajo ataque de hienas.

Mientras algunos artículos de la ley han sido bienvenidos, incluyendo una prohibición de que funcionarios electos bloqueen a personas en el internet y un requerimiento para las plataformas para que identifiquen los “bots” o robots cibernéticos, los críticos de la ley advierten que puede tener implicaciones peligrosas, como facilitarle al gobierno la identificación de fuentes periodísticas.

‘Mal precedente’

“Que un país como Brasil, que es un gran jugador en el mundo, haga esto, sería un mal precedente”, dijo a la Voz de América (VOA), César Muñoz, un investigador brasileño para Human Rights Watch.

“Hay mucho abuso en internet, no estoy negando eso”, dijo Muñoz. “Pero la forma de responder a eso no es restringiendo la libertad de todos”.

Críticos del Proyecto de ley señalan que éste fue aprobado durante la pandemia del COVID-19, la cual restringió el debate. Grupos que incluyen a la Asociación de Periodistas Investigativos (ABRAJI, por sus siglas en portugués) intentaron retrasar el proceso, pero sin mucho éxito.

“Estamos basicamente creando una ley que va contra los avances mundiales en favor de la privacidad”, dijo a la VOA, Natalia Mazotte, miembro de la junta de directores de ABRAJI. Agregó que el concejo propuesto para recomendar sobre lineamientos para las redes sociales “abriría el espacio para la interferencia política”.

Facebook, Twitter, Google de acuerdo

En una declaración conjunta, Facebook, Twitter y Google dijeron que la ley propuesta será “un masivo Proyecto de recolección de datos personales, que resultaría en un empeoramiento de la exclusión digital y pondría en peligro la privacidad y seguridad de millones de ciudadanos”.

Defensores de la libertad de prensa también advirtieron que el monitoreo de la información de los usuarios y mensajes harían más difícil para los periodistas proteger la identidad de sus fuentes.

Muñoz dijo que los jueces brasileños han intentado anteriormente obligar a los periodistas a revelar la identidad de sus fuentes. El Artículo 5 de la Constitución de Brasil protege la confidencialidad de las fuentes.

Preocupados por las fuentes

La periodista investigativa Patricia Campos Mello dijo que mientras el nivel de desinformación en Brasil es “insostenible” y necesita ser abordado, la ley haría a los periodistas y sus fuentes “más vulnerables”.

Campos Mello ha sido blanco de campañas masivas de acoso tras reportar sobre campañas de desinformación durante la campaña presidencial de Bolsonaro en 2018. Ella y su familia recibieron mensajes y llamadas amenazantes, y atacantes cibernéticos adulteraron fotos e historias sobre ella en internet.

“Los periodistas están muy preocupados por el ambiente y el predominio de campañas de desinformación y redes profesionales de desinformación”, dijo Campos Mello. “Todos usamos WhatsApp en Brasil, y todos los periodistas usan WhatsApp para comunicarse con sus fuentes”.

Agregó que si la ley entra en vigencia, podría facilitarle al gobierno identificar las fuentes

La ley está prevista a pasar a la Cámara de Representantes, pero aún no está claro si sería aprobada.

En un video en Facebook Live el 2 de julio, Bolsonaro, quien ha sido ampliamente criticado por su uso de redes sociales, dijo que vetaría la actual versión del proyecto de ley, agregando que él respalda “la libertad total de los medios”.

“En este caso particular, la mayoría de los movimientos están de acuerdo con Bolsonaro”, dijo Mazotte.

Fuente: VOA.




Síganos en nuestras plataformas sociales



%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics