Tecnología “Heart Speed” estaría disponible en 5 años

Las imágenes por resonancia magnética ayudan a los médicos a diagnosticar enfermedades o lesiones sin radiación. La tecnología de resonancia magnética utiliza potentes imanes, ondas de radio y una computadora para tomar imágenes detalladas dentro del cuerpo.

Esto es especialmente importante para los pacientes del corazón. Con una resonancia magnética, los médicos pueden verificar si los vasos sanguíneos están bloqueados. También pueden verificar si hay daño cardíaco después de un ataque cardíaco.

El inconveniente es que los pacientes deben permanecer inmóviles en un tubo largo durante un largo período de tiempo, lo que es especialmente difícil para las personas con claustrofobia.

La doctora Talissa Altes, investigadora de la Escuela de Medicina de la Universidad de Missouri, dice que el procedimiento puede ser muy difícil para algunos pacientes.

“Puede ser muy agotador, y a menudo son exámenes muy largos. Los programamos en 90 minutos, una hora y media”, dijo Altes.

Para obtener una imagen clara, los pacientes deben contener la respiración una y otra vez.

“En general, una resonancia magnética demora mucho tiempo en adquirir una sola imagen, y si el paciente se mueve, la imagen quedará borrosa”, dijo Robert Thomen, otro investigador del equipo, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Missouri.

Thoman y Altes están trabajando en un proyecto llamado Heart Speed.

Con Heart Speed, el software de análisis de datos extrae información de movimiento de las imágenes de resonancia magnética.

Su colega, Steve Van Doren, dice que Heart Speed permitiría a los radiólogos ver el corazón claramente, incluso si el paciente está respirando normalmente.

“Descubrimos que podemos separar bastante bien el movimiento de respiración del movimiento del corazón usando el software, y pensamos que deberíamos intentar comenzar a aplicar esto a los datos reales del paciente”, dijo Van Doren.

¿La meta? Una exploración más cómoda para los pacientes que pueden respirar a un ritmo normal. Si no se repite la respiración, los escaneos también serían mucho más cortos, solo de 15 a 30 minutos.

“Los pacientes se beneficiarán porque les será más fácil hacer el examen”, dijo Altes, y agregó que “con suerte, el radiólogo que lo lea o el cardiólogo que lea la resonancia magnética se beneficiarán porque las imágenes serán mucho mejores”.

Los investigadores estiman que la tecnología Heart Speed estará disponible para uso clínico dentro de cinco años.

Fuente: la voz de América

%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics