Trump visitará Corea del Sur luego de Cumbre del G20

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, visitará Corea del Sur este fin de semana luego de que un intercambio de cartas con el líder norcoreano, Kim Jong Un, aumentó las esperanzas de que se reanuden las conversaciones destinadas a poner fin al programa nuclear de Corea del Norte.

Se espera que Trump llegue a Corea del Sur para una visita de dos días el sábado y se reunirá con el presidente Moon Jae-in el domingo, luego de una cumbre de líderes del G20 en Japón, dijo el lunes la portavoz de Moon, Ko Min-jung.

El anuncio se produjo horas después de que el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, dijo que esperaba que la carta que Trump le envió a Kim pudiera allanar el camino para un resurgimiento de las conversaciones que se han estancado desde una segunda cumbre fallida entre Trump y Kim en febrero.

Trump y Moon tendrán “discusiones en profundidad sobre cómo trabajar juntos para fomentar una paz duradera”, dijo Ko en una conferencia de prensa.

Trump dijo a periodistas en la Casa Blanca que Kim le había enviado felicitaciones por su cumpleaños. “Fue una carta muy amigable en ambos sentidos. Tenemos una muy buena relación”, dijo.

Pompeo, quien habló de la carta de Trump a Kim antes de salir de Washington el domingo para un viaje a Medio Oriente y Asia, dijo que Washington estaba listo para reanudar las conversaciones con Corea del Norte de inmediato.

“Espero que esto nos brinde una buena base para comenzar (…) estas importantes discusiones con los norcoreanos”, dijo Pompeo a los periodistas.

Trump está considerando una visita a la zona desmilitarizada (DMZ) que separa a las dos Coreas, dijo un funcionario surcoreano.

Un funcionario de la administración de Trump que informó a los periodistas en una conferencia telefónica dijo que Trump no tenía planes de reunirse con Kim durante su visita a Corea del Sur, y se negó a comentar cuando se le preguntó si Trump viajaría a la zona desmilitarizada.

Trump quería ir a la DMZ en un viaje de 2017 a Corea del Sur, pero la fuerte niebla lo impidió. Kim y Moon celebraron su primera cumbre histórica en la DMZ el año pasado.

Trump y Kim celebraron su primera cumbre en Singapur en junio del año pasado, acordando establecer nuevas relaciones y trabajar hacia la desnuclearización de la península coreana.

Pero una segunda cumbre en Vietnam en febrero se derrumbó cuando las dos partes no pudieron salvar las diferencias entre las demandas de desnuclearización de Estados Unidos y las demandas de alivio de sanciones de Corea del Norte.

El director de la Agencia de Inteligencia de Defensa de Estados Unidos, el teniente general Robert Ashley, dijo el lunes a Fox News que la comunidad de inteligencia continuó evaluando que Kim Jong Un no estaba listo para entregar sus armas nucleares.

Stephen Biegun, el enviado especial de Estados Unidos para Corea del Norte, dijo el miércoles que Washington no tenía condiciones previas para las conversaciones, pero que el progreso requeriría pasos significativos y verificables por parte de Corea del Norte para la desnuclearización.

El Departamento de Estado dijo que Biegun, quien dirigió las conversaciones a nivel de trabajo con Corea del Norte en el período previo a la cumbre de Hanoi, visitará Seúl desde el jueves hasta el domingo para reunirse con funcionarios surcoreanos.

“Excelente”

La tensión aumentó el mes pasado cuando Corea del Norte probó una serie de misiles balísticos de corto alcance, aunque Trump y Corea del Sur frenaron las pruebas.

El 11 de junio, Trump dijo que recibió una carta muy cálida y “hermosa” de Kim, y agregó que pensó que algo positivo sucedería.

La agencia estatal de noticias de Corea del Norte, KCNA, dijo el domingo que Kim había recibido una carta de Trump, que describió como “de excelente contenido”, pero no reveló ningún detalle.

KCNA dijo que Kim “contemplaría seriamente el contenido interesante”.

Shin Beom-chul, miembro principal del Instituto Asiático de Estudios de Políticas en Seúl, dijo que Trump podría haber propuesto una nueva ronda de conversaciones a nivel de trabajo, pero que por ahora no era probable un gran avance.

“Corea del Norte tiene que mostrar cómo sería el estado final de la desnuclearización y qué mapa de ruta tiene para ese fin, pero no es deseable reabrir las conversaciones solo para manejar la situación después de las recientes pruebas de armas”, dijo Shin a Reuters.

Pompeo, quien también estará en Seúl para la visita de Trump, no discutió el contenido de la carta del presidente, pero dijo que Washington había estado trabajando para sentar las bases de las discusiones.

“Creo que estamos en un mejor lugar”, dijo.

Al preguntarle si las discusiones a nivel de trabajo comenzarían pronto, Pompeo dijo: “Creo que los comentarios que vieron en Corea del Norte esta mañana sugieren que puede ser una muy buena posibilidad. Estamos listos para comenzar, estamos literalmente preparados para hacerlo enseguida si los norcoreanos indican que están preparados para esas discusiones”.

Joseph Yun, el predecesor de Biegun como enviado especial para Corea del Norte, dijo en una mesa redonda en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de Washington que esperaba que hubiera una tercera cumbre entre Trump y Kim y que probablemente se realizaría “más temprano que tarde”.

Victor Cha, un exfuncionario de la Casa Blanca involucrado en negociaciones pasadas con Corea del Norte, dijo al mismo evento que esperaba que Trump fuera a la zona de despeje y anotó la visita del presidente chino Xi Jinping a Corea del Norte la semana pasada.

“Cada vez que vea una carta de alto nivel y luego la reunión de chinos y norcoreanos, es algo así como la configuración para una tercera reunión”, dijo.

“La pregunta es si va a hacer una gran declaración en la zona de despeje (DMZ) … va a hacerlo con el presidente Moon. ¿Habrá otras sorpresas? A este presidente le gustan las sorpresas”.

Fuente: VOA.




Síganos en nuestras plataformas sociales




%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics