EE.UU. condena ataque terrorista en Kenia en el que murieron al menos 21 personas

El Departamento de Estado de EE.UU. condenó enérgicamente el ataque terrorista ocurrido el 15 de enero en un complejo hotelero en Nairobi, Kenia, que dejó al menos 21 muertos y 19 personas todavía siguen desaparecidas lo que podría elevar la cifra de fallecidos.

“EE.UU. ofrece nuestras más profundas condolencias a las familias y amigos de los fallecidos y una rápida recuperación a todos los heridos. En particular, nuestros pensamientos y oraciones están con la familia de Jason Spindler, un estadounidense que murió durante el ataque”, dijo en un comunicado el portavoz del Departamento de Estado, Robert Palladino.

Spindler era co-fundador y director general de la empresa con sede en San Francisco I-DEV International. La compañía informó en un correo electrónico que otras nueve personas en su oficina de Nairobi fueron evacuadas de manera segura.

Por su parte, el gobierno estadounidense reiteró su apoyo al gobierno de Kenia en la lucha contra el terrorismo y señaló que “estos ataques cobardes son un recordatorio de por qué EE.UU. sigue resuelto en nuestra lucha por derrotar al terrorismo. Estamos con el gobierno y el pueblo de Kenia mientras enfrentan el extremismo violento y trabajan para llevar a los responsables ante la justicia”.

Al Shabaab, una milicia somalí relacionada con Al Qaeda, se reivindicó el ataque al complejo hotelero DusitD2 debido a la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de reconocer Jerusalén como capital de Israel.

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, afirmó el miércoles por la noche que el asedio que se prolongó por 20 horas terminó cuando las fuerzas de seguridad abatieron a los militantes somalíes que habían asaltado el complejo hotelero, llevando a cientos de personas a intentar escapar.

La Cruz Roja fijó el número de desaparecidos el miércoles por la tarde en 50, pero en un comunicado el organismo afirmó horas después que la cifra se había reducido a 19.

Kenia, donde tienen su sede del África oriental compañías multinacionales y Naciones Unidas, se convirtió en un blanco frecuente para Al Shabaab después de que el país envió tropas a Somalia en 2011 para intentar crear una zona neutral a lo largo de su frontera.

En un comunicado de dos páginas en el que se atribuía la responsabilidad del ataque, Al Shabaab explicaba por qué había elegido atacar a Kenia, destacando la decisión de Trump en diciembre de 2017 con respecto a Jerusalén.

Fuente: La voz de América

%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics