El “estadounidense talibán” será liberado de prisión este jueves

John Walker Lindh, el estadounidense detenido en Afganistán en 2001 luchando por los talibanes y vilipendiado como un traidor nacional, será liberado antes de lo esperado de una prisión federal este jueves mientras algunos legisladores les preocupa si todavía representa un riesgo de seguridad.

Lindh, fotografiado en su captura como un joven de 20 años de ojos salvajes y barba, abandonará una prisión federal en Terre Haute, Indiana, bajo libertad provisional después de cumplir 17 de una sentencia de 20 años, según un oficial de la prisión.

Ahora de 38, Lindh está entre una docena de prisioneros programados para ser liberados en los próximos años después de ser capturados en Irak y Afganistán por las fuerzas estadounidenses y convictos por crímenes relacionados con terrorismo tras los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Su liberación trajo objeciones de funcionarios elegidos quienes preguntaron por qué Lindh estaba siendo liberado antes y qué entrenamiento tienen los oficiales de libertad condicional para identificar radicalización y reincidencia entre antiguos yihadistas.

Documentos gubernamentales estadounidenses filtrados publicados por la revista Foreign Policy mostraron que el gobierno federal en 2016 describió a Lindh como alguien que tenía “puntos de vistas extremistas”.

“¿Cuál es la actual política interinstitucional, estrategia, y proceso para asegurarse que delincuentes terroristas / extremistas se integren exitosamente a la sociedad?”, preguntaron los senadores Richard Shelby y Margaret Hassan en una carta a la Agencia Federal de Prisiones.

Los padres de Lindh, Marilyn Walker y Frank Lindh, no respondieron inmediatamente a una solicitud de comentario. El abogado de Lindh, Bill Cummings, declinó hacer comentarios.

Melissa Kimberley, una vocera de la prisión de Terra Haute, no pudo confirmar los detalles de la liberación de Lindh más allá de que sería el jueves.

Nacido en EE.UU., Lindh se convirtió del catolicismo al islam cuando era un adolescente. Cuando le dictaron sentencia en 2002, dijo que viajó a Yemen para aprender árabe y luego a Pakistán para estudiar el islam. Dijo que se se ofreció como voluntario como un soldado talibán para ayudar a sus compañeros musulmanes en su lucha o “jihad”. Dijo que no tenía intenciones de “pelear en contra de EE.UU.” y nunca entendió el jihad como antiamericanismo.

Lindh dijo a la corte que condenaba “el terrorismo en todos los niveles” y que los ataques del líder de al-Qaeda, Osama bin-Laden, eran “completamente contra el islam”.

Mientras estuvo en prisión, Lindh presionó con éxito para anular una prohibición de la oración grupal de los prisioneros musulmanes.

Un reporte de enero de 2017 por el Centro Nacional de Contraterrorismo del gobierno de los Estados Unidos, publicado por Asuntos Exteriores, dijeron que hasta mayo de 2016, Lindh “continuó abogando por la jihad global y escribiendo y traduciendo textos extremistas violentos”.

Fuente: La voz de América


Síganos en nuestras plataformas sociales



%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics