El terrorismo y la pandemia desencadenan dos tipos de estrés, según un estudio

El estudio señala que las personas con más probabilidades de verse afectadas por la depresión son las que tienen ingresos más bajos y menos de 5.000 dólares en ahorros.

Este 11 de septiembre es diferente. Cada año, los estadounidenses han recordado el mayor ataque terrorista en suelo estadounidense con una reunión multitudinaria en la que leen los nombres de personas fallecidas, rezan, y se toman de las manos.

Pero este año, uno de los remedios más confiables para combatir y compartir ese dolor, como es el congregarse en público como una muestra de unión, no está disponible debido a la pandemia mundial de coronavirus.

En la ciudad de Nueva York, incluso las columnas gemelas de luz que tradicionalmente brillan en el cielo de Manhattan en el aniversario no aparecerán este año. Un portavoz del Museo y Monumento Nacional del 11 de Septiembre le dijo al New York Times que la decisión se tomó para evitar los riesgos para la salud de un equipo de casi 40 personas que trabajan en estrecha colaboración para instalar las luces.

Se podría argumentar que la pandemia, como el 11 de septiembre, lo ha cambiado todo.

Tras siete meses de distanciamiento social y órdenes de quedarse en casa, mucho después de que miles de estadounidenses esperaban que las cosas volvieran a la normalidad, el estrés de la pandemia ha cobrado su precio.

Un estudio publicado a principios de este mes en el Journal of the American Medical Association Network Open encontró que la prevalencia de depresión en abril era tres veces más alta en todo el país que antes del inicio del distanciamiento social.

Los investigadores que realizaron la encuesta, incluida la autora principal Catherine Ettman, señalaron que a mediados de abril, 42 estados de EE.UU., que representan el 96% de la población, estaban bajo advertencias de quedarse en casa o refugio en el lugar. La crisis ha afectado a casi todo el mundo.

“Descubrimos que más de una cuarta parte de los estadounidenses reportaron depresión”, dijo en una entrevista telefónica el miércoles. “Esto fue un aumento de tres veces desde antes de COVID”.

Lydia Hassebroek says hi to her friend Rose through her kitchen window during the outbreak of the coronavirus disease (COVID-19…
La separación, el temor al contagio, las nuevas realidades, han sometido a millones de personas, de distintas edades, a un estrés que puede convertirse también en una crisis de salud.

Estresores agudos vs.crónicos

Dana Rose Garfin, de la Universidad de California en Irvine, ha estudiado las poblaciones vinculadas al 11 de septiembre y la pandemia, y dijo esta semana, también en una entrevista telefónica, que la distinción entre las dos crisis es clara.

“Con el 11 de septiembre es un factor de estrés agudo”, dijo. “Tuvo un principio y un final claros. La pandemia es diferente porque es crónica”, advierte.

“Este no es solo un evento”, dijo Ettman. “Esto es COVID y miedo y ansiedad en torno a COVID, así como sus dramáticas consecuencias”.

Esas consecuencias incluyen la pérdida de seres queridos, la pérdida de trabajos y, en algunos casos, la pérdida de la sensación de seguridad. El estudio señala que las personas con más probabilidades de verse afectadas por la depresión son las que tienen ingresos más bajos y menos de 5.000 dólares en ahorros.

“Las consecuencias económicas de este momento”, dijo Ettman, “pueden perpetuar los factores estresantes. Por ejemplo, factores estresantes como la muerte de alguien cercano a ti por COVID, perder un trabajo, tener dificultades para pagar el alquiler, tener problemas familiares, dificultades económicas. Aquellos se asociaron con tasas más altas de depresión y, de hecho, las personas que tenían puntuaciones más altas de factores estresantes tenían tres veces más probabilidades de experimentar depresión “.

Ettman agregó que: “El estrés es acumulativo”.

De alguna manera, fue más fácil recuperarse del 11 de septiembre porque después de unas horas de terror y más semanas de incertidumbre, parecía haber terminado. Hubo un tiempo claramente definido para sanar.

“Después del 11 de septiembre, no vimos los altos niveles de patología que esperábamos”, dijo Garfin. Fue la autora principal de un estudio a largo plazo sobre los efectos del 11 de septiembre publicado en 2018. “Lo que pasa con el trauma agudo es que es un poco diferente. Una vez terminado, se produce un proceso de curación natural “.

“La pandemia es diferente porque está en curso”, continuó Garfin. “No le está dando a la gente la oportunidad de recuperarse. El estrés es implacable “.

Y en algunos casos, el estrés trae consigo la amenaza de autolesión. “La evidencia muestra que la tensión financiera está relacionada con tasas más altas de ideación suicida”, dijo Ettman.

La ayuda es posible

Si bien es imposible controlar los eventos estresantes, hay cosas que las comunidades y los gobiernos pueden hacer para ayudar. Para empezar, satisfacer las necesidades básicas de las personas, según la Dra. Ruth Shim de la Universidad de California en Davis.

En un artículo que acompaña al estudio de Ettman, escribió: “Debido a la estructura inadecuada de los sistemas de redes de seguridad en EE.UU., la falta de empleo puede conducir a un aumento de la pobreza, pérdida de seguro médico, inseguridad en la vivienda e inseguridad alimentaria. Estos determinantes sociales se han agravado para muchas familias y comunidades durante la pandemia de COVID”.

Shim argumentó que el estudio sobre salud mental debería recordar a los estadounidenses la importancia de invertir en las necesidades básicas de las personas (vivienda estable, beneficios por desempleo, acceso a alimentos saludables y políticas que prevengan la discriminación) como primer paso hacia el manejo de las enfermedades mentales.

Garfin tenía pensamientos similares. “Siempre, lo primero que tienes que hacer es tratar las necesidades físicas. … Y una vez que puedas estabilizar a las personas con eso, puedes abordar sus estresores psicológicos “. Ella dijo que si bien puede ser útil brindar ayuda psicológica a alguien que ha perdido su trabajo, la conclusión sigue siendo: “Necesitan un trabajo”.

Ettman dijo que los funcionarios de salud pública pueden hacer tres cosas para ayudar, particularmente con las personas con menos recursos: Crear conciencia, alertando a las personas sobre el hecho de que están en riesgo de depresión y que, de hecho, pueden estar sufriendo. En segundo lugar, dijo, “brinde oportunidades para evaluar a las personas e identificar a las personas con mala salud mental. En tercer lugar, asegúrese de que haya suficientes oportunidades para buscar tratamiento”.

Si esto no sucede, advirtieron Ettman y Garfin, el impacto en la salud pública podría ser grave y costoso.

Un estudio de 2018 de la Penn State University encontró que un solo día de mala salud mental, cuando una persona describe su salud mental como no buena, en un mes se asoció con una caída del 1,84% en la tasa de crecimiento de los ingresos de una persona, y en las áreas rurales, la caída media fue del 2,3%.

El mismo estudio encontró que se espera que el costo económico global de las enfermedades mentales sea de más de 16 billones de dólares durante los próximos 20 años, que es más que el costo de cualquier otra enfermedad no transmisible. Y ese estudio se realizó antes de que comenzara la pandemia.

A woman sits on the ground and asks for money following the coronavirus (COVID-19) disease outbreak in the Manhattan borough of…
Millones de personas se han quedado sin empleo durante la pandemia, lo que aumenta el estrés, la depresión y es un factor que puede complicar otras condiciones físicas.

Pero hay esperanza. Ettman y Garfin están de acuerdo en que satisfacer las necesidades básicas de las personas puede contribuir en gran medida a preservar la salud mental.

“Lo mejor que puede hacer el país es crear las condiciones más saludables para que la gente viva”, dijo Ettman. “Esto requeriría duplicar nuestra inversión social para apoyar a las personas en tiempos difíciles”.

Más personalmente, Ettman dijo que espera que la gente busque ayuda si la necesita. “Si alguien se siente deprimido y lee esto, quiero que sepa que la atención médica puede ayudar”.

Garfin también le dio ánimos. Para aquellos cuyas necesidades básicas están satisfechas pero cuya salud mental está sufriendo, señaló que el ejercicio puede brindar alivio, así como pasar tiempo al aire libre, hacer buenas obras para los demás y usar la tecnología para conectarse con familiares y amigos.

“A pesar de que el túnel es largo, realmente no va a durar para siempre”, dijo. “Si todos nos unimos, podremos superarlo. Lo hicimos después del 11 de septiembre. … No tenemos ninguna razón para pensar que esto será diferente “.

Si reside en Estados Unidos y está luchando contra la depresión o pensamientos suicidas, comuníquese con la Alianza Nacional de Salud Mental para obtener ayuda o llame a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 800-273-8255.

Además, en la mayoría de países de la región, existen números gratuitos para ayudar a las personas que padecen esta situación.

Fuente: VOA.




Síganos en nuestras plataformas sociales



%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics