“Los pacientes se mueren en la llamada telefónica”: colapso de salud en el centro de Bolivia

COCHABAMBA, BOLIVIA – En los hospitales de Cochabamba, en Bolivia, las respuestas se repiten: no hay camas en las unidades de terapia intensiva, no tenemos ventiladores, no hay las condiciones para internar a los pacientes de coronavirus.

Testimonios recogidos por la Voz de América indican que se ha agravado la crisis sanitaria en la nación. Eso le sucedió el martes a Carola, cuya identidad solicitó no fuera revelada, cuando buscaba ansiosamente un espacio para que su tío, quien fue diagnosticado con COVID-19. El hombre falleció en medio de la desesperación y la impotencia de su familia.

La historia es una de las muchas que se replican en los últimos días en el centro de Bolivia, donde la emergencia sanitaria está en su momento más crítico.

De acuerdo con el último reporte del Ministerio de Salud, los casos de contagios son 34.227 y 1.201 fallecidos. Aunque Santa Cruz, con 19.257, es el departamento más golpeado por la pandemia, en Cochabamba, con 3.744 se advierte una “catástrofe sanitaria”, debido a la deficiencia del sistema de salud, como explicó el presidente del Colegio Médico, Edgar Fernández.

“Los pacientes no tienen dónde ser atendidos, muchos retornan a su casa y fallecen en su domicilio y pueden contagiar no solo a la familia sino al entorno y esto va a derivar en una catástrofe”, dijo.

A esto se suma también el colapso en el cementerio, que no puede recibir más cadáveres por haber rebasado su capacidad. Según las empresas funerarias, sector que se declaró en emergencia, hay por lo menos 40 cadáveres entre confirmados de COVID-19 y sospechosos que no pueden ser recogidos.

Muchas personas deben esperar incluso días con los cuerpos en sus casas, así lo denunció una vecina que prefirió dejar su nombre en reserva.

“Vamos a dar las direcciones a los periodistas para que vean cómo estamos. Tenemos cuerpos desde el 25 de junio, ya estamos en julio. No queremos obstaculizar el trabajo de nadie, pero dennos soluciones, por favor”, clamó a las autoridades.

La mayoría de los fallecidos son personas de entre 50 y 86 años.

Un reclamo que también se hace recurrente es la falta de un centro de aislamiento en este departamento, ya que por falta de coordinación entre las autoridades locales aún no se ha podido consolidar.

“La situación nos ha sobrepasado”

La Voz de América conversó con cuatro médicos voluntarios que forman parte de la iniciativa “COVID online” que nació para atender de manera virtual a las personas que estén atravesando una situación de emergencia en la pandemia.

Sin embargo, esta labor en los últimos 15 días, como relata la doctora Vania Peñarrieta, ha sido “abrumadora”.

“Hemos sido completamente rebasados, es tanta la impotencia y la angustia de ver la realidad de las familias que no sabemos cómo más poder ayudar (…) Nos llaman para decirnos: ‘No puedo respirar, me estoy muriendo’, para nadie es fácil escuchar eso”, explicó.

Agregó que “la gente se muere buscando atención. No hay ni una sola cama en toda Cochabamba. También médicos y enfermeras están muchos con crisis de nervios, es insostenible la situación porque también se están acabando los medicamentos”, relata otra doctora, Andrea Badani.

“Hemos pasado a una etapa en la que no solo estamos orientando a pacientes leves o sospechosos, sino en estado grave. Los pacientes nos llaman y se mueren en la llamada telefónica y la familia se pone a llorar; esa es la realidad que estamos viviendo”, añade la doctora Daniela Iriarte.

Finalmente, Carlos Brockman, médico cirujano que lleva más de tres meses sin trabajar en su especialidad, es contundente en señalar que a pesar de la crítica situación no se pueden dar por vencidos y que se necesita el compromiso de autocuidado de la población porque “aún estamos a tiempo para no ser Guayaquil”.

Más de 50 médicos de diferentes especialidades integran la iniciativa “COVID online,” atendiendo consultas por teléfono las 24 horas, haciendo turnos de manera gratuita y siguiendo los protocolos establecidos por las autoridades sanitarias. Actualmente reciben más de 60 llamadas al día y decenas de mensajes de texto con consultas.

Cuarentenas diferenciadas

Debido al incremento exponencial de casos en Cochabamba, se decidió retornar a una cuarentena rígida de 10 días sin atención de ningún servicio excepto los de salud.

En la ciudad de La Paz rige una cuarentena flexible, pero también se registran protestas ciudadanas de algunos sectores. Y Santa Cruz, que hasta ahora se mantuvo con medidas estrictas, se prepara para una cuarentena dinámica desde el 6 de julio debido a que la economía se ha visto muy afectada.

En el resto de Bolivia, las autoridades de cada región definen sus medidas considerando los casos y el comportamiento de la población.

Mientras tanto, la ministra de Salud, Eidy Roca anunció que el gobierno interino de la presidenta Jeanine Áñez prepara un nuevo sistema sanitario que se enfocará en la prevención y promoción de la salud.

“Uno de nuestros propósitos, a pesar de la situación complicada que vivimos y que nos ocupa en más del 90 por ciento de nuestra atención, es trabajar para construir un nuevo sistema boliviano de salud, porque sabemos que a partir de ahora nada va a ser igual”, aseguró la autoridad durante la rendición pública de cuentas que tuvo lugar de manera virtual en los últimos días.

Fuente: VOA.




Síganos en nuestras plataformas sociales



%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics