ONU: Afganistán es el lugar más mortal para los niños

Afganistán, seguido de Siria y Yemen, encabezó la “lista de vergüenza” de la ONU, de lugares donde los niños sufren los efectos de la guerra.

Las Naciones Unidas dijo que por quinto año consecutivo, Afganistán era el país más mortal del planeta para los niños.

En su informe anual sobre Niños en Conflictos Armados, el Secretario General de la ONU informó el lunes que más de 3.000 niños afganos fueron asesinados en 2019, y casi la misma cifra sufrieron mutilaciones, abrumadoramente por combates terrestres, artefactos explosivos improvisados ​​y ataques suicidas.

Se atribuyeron más de 1.200 bajas a los talibanes, mientras que las fuerzas gubernamentales y progubernamentales, incluido el Ejército Nacional Afgano y las Fuerzas de Defensa y Seguridad Nacional, fueron responsables de aproximadamente 1.000 muertos más.

“El año pasado, se vio muy afectado por las elecciones y la violencia electoral”, dijo sobre Afganistán Virginia Gamba, representante especial del secretario general para niños y conflictos armados, en el lanzamiento virtual del informe.

A pesar de que Afganistán es el más peligroso, Gamba dijo que aún hubo una disminución en las víctimas durante 2018, debido a las medidas implementadas por el gobierno y las fuerzas militares internacionales.

“También hay un proceso de paz en curso, y ahora hay una relativa estabilidad que creemos que conducirá a números decrecientes”, agregó.

Siria y Yemen, devastados por la guerra, siguieron a Afganistán en la lista anual.

“Aunque su lista de infractores (del jefe de la ONU) incluye fuerzas del gobierno sirio y grupos antigubernamentales, omite a las fuerzas rusas, que han estado involucradas en el conflicto desde 2015”, afirmó Human Rights Watch sobre los 1.454 niños reportados muertos o mutilados en Siria el año pasado.

En Yemen, la mayor crisis humanitaria del mundo, más de 1.400 niños fueron asesinados o mutilados, principalmente a través de combates terrestres y ataques aéreos. También hubo al menos 20 ataques contra escuelas. El informe atribuyó 313 de las víctimas a los rebeldes hutíes y 222 a la coalición liderada por Arabia Saudita.

Los grupos de derechos humanos se enojaron porque el informe no citaba a Arabia Saudita en su apéndice de infractores graves, que a menudo se conoce como la “lista de la vergüenza”.

“Al eliminar a la coalición liderada por Arabia Saudita de su” lista de vergüenza, el secretario general envía el mensaje de que los actores poderosos pueden salirse con la suya matando niños”, dijo Adrianne Lapar, directora de Watchlist on Children and Armed Conflict. “Es necesario que exista una evaluación independiente, objetiva y transparente del proceso que conduzca a la decisión de retirar a la coalición, para garantizar que todos los infractores se mantengan con el mismo estándar, sin importar quiénes sean ellos o sus amigos”.

“El secretario general ha avergonzado a la ONU al eliminar a la coalición liderada por Arabia Saudita de su ‘lista de vergüenza’, incluso mientras continúa matando e hiriendo a niños en Yemen”, afirmó Jo Becker, director de defensa de los derechos del niño en Derechos Humanos.  “Él ha dejado repetidamente e inexcusablemente a los países poderosos de su lista, a pesar de la abrumadora evidencia de violaciones graves contra los niños en la ONU”.

El informe también planteó preocupaciones sobre los conflictos en las regiones de África de la cuenca del Sahel y el lago Chad, en particular Burkina Faso y Camerún.

“Creo que debemos entender que los grupos extremadamente violentos están ahora, francamente, cooperando a través de las fronteras y en muchos territorios, particularmente el Estado Islámico en África Occidental, que ahora está comenzando a operar en el norte de Burkina Faso y Boko Haram, particularmente en Camerún “, dijo Gamba a los periodistas.

Gamba también explicó que ha habido una serie de ataques mortales contra escuelas en el norte de Burkina Faso. En Camerún, su oficina verificó una gran cantidad de secuestros y reclutamiento de niños, así como asesinatos y mutilaciones.

Si bien no está en la lista de vergüenza, declarando las situaciones “preocupantes”, la oficina de Gamba puede trabajar con los gobiernos para establecer medidas para proteger a los niños.

En total, el informe enumera 62 partes que han cometido violaciones graves contra los niños. Entre ellos se encuentran ocho gobiernos y 54 grupos armados, incluidas las fuerzas anti-Balaka y el Ejército de Resistencia del Señor en la República Centroafricana; las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF) en la República Democrática del Congo; el ejército de Myanmar conocido como Tatmadaw; y el llamado Estado Islámico en Iraq.

Fuente: VOA.




Síganos en nuestras plataformas sociales



%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics