Trump se reúne con May después de criticarla en entrevista con un periódico

Después de criticar públicamente la estrategia del Brexit de la primera ministra británica Theresa May, el presidente estadounidense Donald Trump dijo el viernes que la relación entre ambos países era “muy, muy fuerte”.

“Realmente tenemos una muy buena relación”, dijo Trump. “Hoy hablamos de comercio y hablamos de defensa”, aseguró el mandatario estadounidense.

Cuando los periodistas preguntaron si habían hablado sobre una entrevista en la que Trump criticó la estrategia del Brexit de May, la primera ministra británica dijo: “Tenemos mucho que discutir”, sostuvo May, que agregó que analizarán la llamada relación especial entre Estados Unidos y Reino Unido así como las oportunidades reales para lograr un acuerdo comercial.

Trump criticó los planes cuidadosamente estructurados de Theresa May para el Brexit, al afirmar que la mandataria británica arruinó la salida del país de la Unión Europea y probablemente acabó con las posibilidades de un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos.

Trump, que realiza su primera visita a Gran Bretaña en el puesto de presidente, le dijo al periódico The Sun que había asesorado a May sobre la forma de efectuar las negociaciones del Brexit, “pero no me escuchó”.

“Ella debería negociar de la mejor forma que conoce. Pero lo que está pasando es muy malo”, afirmó el mandatario.

El tabloide propiedad del magnate Rupert Murdoch publicó una entrevista con Trump mientras May lo recibía en una cena de gala en el Palacio de Blenheim, donde nació el primer ministro Winston Churchill, el líder que acuñó el término “relación especial” para el vínculo entre Londres y Washington.

El Sun indicó que la entrevista fue efectuada el jueves en Bruselas, antes de que Trump viajara a Gran Bretaña. El presidente hizo sus afirmaciones sobre el Brexit el mismo día que el gobierno publicó propuestas largamente esperadas para las relaciones británicas con la UE después de que salga del bloque el año próximo.

El documento propone mantener a Gran Bretaña y a la UE en un mercado libre para bienes, aunque con una relación más distante en el sector de servicios.

El plan ha hecho enfurecer a los partidarios acérrimos del Brexit, los cuales piensan que limitaría la capacidad de Gran Bretaña para alcanzar nuevos acuerdos comerciales con otros países del mundo. El canciller Boris Johnson y el secretario del Brexit, David Davis, renunciaron al gobierno esta semana para protestar.

Trump habló firmemente en favor de los partidarios del Brexit, y advirtió que las propuestas de May afectarían las posibilidades de un acuerdo comercial futuro entre Gran Bretaña y Estados Unidos.

“Si hacen un acuerdo así, estaríamos en tratos con la Unión Europea en lugar de con Gran Bretaña, por lo que probablemente eso aniquilaría el acuerdo”, afirmó Trump.

“El acuerdo que ella está concretando es muy distinto al que la gente respaldó con su voto”, agregó.

De hecho, gran parte de la división en Gran Bretaña en torno al Brexit _que ha dividido al gobernante Partido Conservador y al público en general_ se deriva de que el referendo de junio de 2016, acerca de retirarse de la UE, no especificaba qué vendría después.

El gobierno de May intenta satisfacer a los británicos que votaron para que su país se saliera del bloque, y al mismo tiempo establecer una ruta independiente sin provocarle dificultades a las empresas, las agencias de seguridad y otros sectores estrechamente vinculados con la UE.

Horas antes el jueves, May insistió en que su plan es exactamente lo que los británicos eligieron en el referendo de 2016.

“Votaron para que recuperáramos el control de nuestro dinero, nuestras leyes y nuestras fronteras”, afirmó. “Eso es exactamente lo que haremos”.

En otro golpe a May, Trump dijo que su ahora excanciller “sería un gran primer ministro. Creo que tiene lo que se necesita para serlo”.

Un globo de seis metros de alto representando un bebé gritando en referencia al presidente de EE.UU. Donald Trump durante protestas en Londres el viernes, 13 de julio de 2018.

Fuera del Palacio de Blenheim, cerca de Oxford al noroeste de Londres, miles de manifestantes se alinearon en la carretera y abuchearon a Trump antes de su llegada, en una de las más de 100 protestas que la policía espera durante la visita de cuatro días.

Decenas de miles protestarán contra la visita de Trump en Londres el viernes, y su número podría aumentar con la entrevista de Trump al periódico The Sun, que surgió cuando la primera ministra británica Theresa May lo estaba hospedando en una opulenta cena con corbata negra en el frondoso esplendor del Blenheim Palace – el lugar de nacimiento del líder en tiempos de guerra Winston Churchill, del que se dice que Trump admira mucho.

 

Fuente: La voz de América.

%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics