Director del FBI: China utiliza campaña anticorrupción para atacar a disidentes en EE.UU.

La Operación Fox Hunt es “una apuesta radical” para apuntar a ciudadanos chinos de todo el mundo, dice el director del FBI Christopher Wray.

WASHINGTON D.C. – El gobierno de Beijing está apuntando a cientos de disidentes chinos en Estados Unidos bajo la cobertura de un esfuerzo global anticorrupción, utilizando tácticas coercitivas para obligar a los críticos a regresar a China, dijo el martes el director del FBI, Christopher Wray.

La campaña, denominada Operación Fox Hunt, se lanzó en 2014 como parte del impulso radical del presidente chino Xi Jinping contra la corrupción. El objetivo del programa era el arresto de miles de funcionarios y empresarios corruptos que habían huido al extranjero.

Pero Wray dijo en realidad que Fox Hunt no es una campaña anticorrupción.

“Fox Hunt es una apuesta radical del Secretario General Xi para atacar a los ciudadanos chinos a quienes ve como una amenaza, y que viven fuera de China alrededor del mundo”, dijo el director del FBI. “Estamos hablando de rivales políticos, disidentes y críticos que buscan exponer las extensas violaciones de derechos humanos de China”.

Wray hizo las declaraciones en un discurso en el Instituto Hudson de Washington, donde también destacó el uso de intermediarios por parte de Beijing en su campaña de “influencia maligna” para dar forma a la política de Estados Unidos.

La pandemia de coronavirus no ha impedido que China lleve a cabo operaciones de influencia encubierta en Estados Unidos, dijo Wray.

“El punto clave es este: todas estas presiones aparentemente intrascendentes se suman a un entorno de formulación de políticas en el que los estadounidenses se encuentran acorralados por el Partido Comunista Chino”, dijo Wray.

La embajada china en Washington no respondió a una solicitud de comentarios.

La Operación Fox Hunt está dirigida por el Ministerio de Seguridad Pública de China. Desde su lanzamiento, cientos de “fugitivos” chinos han sido traídos de regreso a China para ser juzgados, algunos de ellos voluntariamente y otros después de ser arrestados en países extranjeros.

Estados Unidos y China no tienen un tratado de extradición. Wray dijo que si bien el gobierno chino podría perseguir a las personas buscadas a través de canales formales de aplicación de la ley, en su lugar utiliza agentes encubiertos para amenazar y engatusar a las víctimas para que regresen a China.

“Estas personas se dedican esencialmente a la aplicación de la ley deshonesta, no autorizada, descoordinada con la aplicación de la ley estadounidense aquí en Estados Unidos”, dijo Wray.

Según el conteo de Wray, hay cientos de “víctimas de Fox Hunt” en Estados Unidos, muchos de ellos ciudadanos estadounidenses o residentes permanentes.

“El gobierno chino quiere obligarlos a regresar a China, y las tácticas de China para lograr eso son impactantes”, dijo. Los operativos chinos utilizan una variedad de tácticas coercitivas contra las víctimas.

En un caso, el gobierno chino envió un “emisario” para visitar a la familia de un objetivo en Estados Unidos después de que la persona no pudiera ser localizada para transmitir una advertencia ominosa, según el jefe del FBI.

“El objetivo tenía dos opciones: regresar a China de inmediato o suicidarse”, dijo Wray.

A los disidentes que se niegan a regresar a China les amenazan a sus familiares en Estados Unidos y China, dijo Wray.

Hacer una amenaza es un delito penal en Estados Unidos. Y el director Wray no dijo si algún agente chino fue arrestado en relación con Fox Hunt.

Fuente: VOA.




Síganos en nuestras plataformas sociales



%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics