EE.UU.: ¿Cómo un equipo médico de Louisiana protegió a sus pacientes durante el huracán Laura?

Un médico y una enfermera narran a la Voz de América cómo se prepararon y los momentos de temor que vivió todo el personal de uno de los hospitales más reconocidos de Lake Charles, Louisiana, la ciudad que recibió uno de los impactos más fuertes del huracán Laura.

NUEVA ORLEANS – El miércoles 26 de agosto, los habitantes de Louisiana se despertaron con la noticia de que el huracán Laura llegaría a su territorio siendo categoría 4 y se esperaba que las lluvias comenzaran a caer sobre la ciudad de Lake Charles el jueves por la mañana temprano.

A lo largo de ese día, médicos, enfermeras, trabajadores de mantenimiento y de la cafetería del Hospital Lake Charles Memorial, comenzaron a reunirse. El plan era que varios turnos de empleados estuvieran listos una vez que los vientos comenzaran a aumentar esa noche. Se designaron pisos enteros como áreas para dormir para el personal fuera de servicio.

Gary Kohler, un médico de cuidados intensivos pulmonares, llegó a su turno a las 6:30 a.m. Recordó haber sentido lo nerviosos que estaban todos en esas horas antes de la tormenta.

“Nadie quería estar solo”, dijo. “Cuando estábamos de descanso, muchos de nosotros nos sentábamos juntos alrededor de una mesa. Era un miedo compartido de no saber lo que se avecinaba”, aseguró el galeno a la Voz de América.

En 2005, el hospital fue evacuado antes de que llegara el huracán Rita y devastara la ciudad. Se predijo que el huracán Laura sería más feroz. Pero esta vez, no había planes de irse.

“No puedes evitar preguntarte qué va a aguantar y qué no, tanto en el hospital como en tu casa”, dijo Kohler.

La calma antes de la tormenta

A medida que el huracán se intensificaba hacia la frontera entre Louisiana y Texas, se ordenó la evacuación de 1,5 millones de residentes.

La mayoría prefirió prestar atención a la advertencia, en particular los residentes de Lake Charles, una ciudad de 80.000 habitantes que sufrió la peor parte de la tormenta. Decenas de miles de residentes de la ciudad fueron evacuados a áreas al norte, este y oeste de la ciudad el miércoles.

Pero a algunos se les pidió que se quedaran.

“Nuestras familias se fueron de la ciudad”, dijo Kohler a VOA. “Pero mientras hubiera pacientes en el hospital, íbamos a estar allí”, aseguró.

Kohler trabaja en la unidad de cuidados intensivos (UCI) tratando a los enfermos críticos. Durante un año normal, los pacientes en la UCI pueden incluir aquellos con enfermedades cardíacas, pulmonares y renales, o aquellos que sufrieron accidentes cerebrovasculares o están luchando contra infecciones importantes. Pero este año, un ala separada está reservada para los pacientes que dieron positivo al coronavirus.

“Nuestros pacientes tienden a ser los más enfermos en el hospital, por eso están en la UCI”, explicó Kohler. “Y los pacientes de COVID nos han golpeado bastante este año, lo que ha hecho que el trabajo sea mucho más desafiante”, aseguró.

Louisiana tiene el número más alto de casos acumulativos de coronavirus per cápita de cualquier estado en EE.UU. Kohler dijo que el hospital de Lake Charles Memorial tuvo tantos pacientes este verano, a raíz de una segunda ola del virus que varios pacientes fueron colocados en una sola habitación.

“Eso es un montón de pacientes muy enfermos que estamos cuidando”, dijo. “Y cuando quedó claro lo fuerte que iba a ser el huracán Laura cuando nos golpeara, supe que tenía el potencial de ser una noche larga”, narra el médico.

Miedos persistentes

Se pronosticó una marejada ciclónica de nueve pies para partes de Lake Charles. Todos en el hospital sabían que si el edificio perdía agua, no podrían desinfectarse adecuadamente ni a ellos mismos ni a sus pacientes. Y si se cortaba la energía y los generadores no funcionaban, tendrían que sostener manualmente a los pacientes con ventiladores.

Shannon Williams, una enfermera registrada de la UCI, llegó el miércoles a las 5:45 de la mañana, y se refirió a la tormenta como el momento más aterrador de su vida.
 
“Para ser honesta, mi mayor temor era que el edificio se derrumbara sobre nosotros y que todo lo que quedaría de mis compañeros de trabajo, los pacientes y yo fuera una historia muy triste”, dijo a la VOA.

Laura golpea

Kohler y Williams dijeron que el viento comenzó a levantarse alrededor de las 8:30 de la noche, poco después de eso, el hospital perdió su principal fuente de energía.

“Me preocupaba que perdiéramos el suministro eléctrico tan temprano y antes de que llegara la parte principal de la tormenta”, dijo Kohler. “Pero afortunadamente, los generadores se activaron”, relata.

Los generadores solo están destinados a mantener en funcionamiento las funciones esenciales del hospital, que no incluye aire acondicionado. La falta de aire acondicionado es un problema grave en el sur de Luisiana, donde las temperaturas y la humedad alcanzan alturas insoportables durante los meses de verano.

Kohler recordó la incómoda situación.

“Estaba empapado de sudor”, dijo. “Pero las enfermeras, están vestidas durante horas con sus PPE (equipo de protección personal) y parece que acaban de llegar de una tormenta (por el sudor)”.

Lakes Charles Memorial Hospital
La enfermera Shannon Williams, jutnto a otras compañeras de trabajo en el hospital Lakes Charles Memorial, en Luisiana.

Kohler dijo que estaba tan húmedo en el hospital que el piso estaba resbaladizo por la condensación. Las ventanas goteaban por la lluvia.

Alrededor de la 1 de la mañana del jueves, Williams dijo que el viento sonaba como un tren que pasa a toda velocidad por el lado este del edificio donde ella estaba tratando de dormir.

Un trabajador de mantenimiento revisó la situación. Las noticias no eran buenas.

“Estas son ventanas de seis pies de alto, por lo que se pueden ver algunos escombros al azar chocando contra ellas”, dijo. “Y el encargado de mantenimiento dijo que era porque la ventana estaba deformada, se podía ver cómo se doblaban hacia adentro y hacia afuera, razón por la cual el agua también entraba”.

La tormenta hizo que muchas de las ventanas del hospital se deformaran, incluidas las de la UCI. El peligro inmediato era que las ventanas se rompieran y no dejaran ninguna protección contra la tormenta exterior.

Williams dijo que las enfermeras pensaron desesperadamente en formas de proteger a los pacientes y a ellos mismos en caso de que se rompieran las ventanas. Una ventana se quebró, creando un ruidoso túnel de viento en la UCI. Pero las ventanas restantes lograron aguantar.

“Había pacientes que lloraban y, en general, tenían mucho miedo”, dijo Kohler. “Estaban tan calientes e incómodos, y fue una experiencia aterradora. Además, quién sabe cuándo vieron a su familia por última vez: los miembros de la familia no pueden visitar a los pacientes con COVID”, recordó.

Kohler dijo que el momento más difícil de la noche para él fue cuando el agua del hospital dejó de correr.

“No puede permanecer esterilizado si no puede lavarse las manos”, dijo. “Ya ni siquiera podíamos tirar de la cadena de los inodoros, y mucho menos pensar en hacer un procedimiento. En ese momento, solo espera que un paciente no necesitara nada grande”, dijo el médico.

Las secuelas

Durante el resto de la noche, los teléfonos no funcionaron y los empleados no tenían idea de lo que estaba sucediendo afuera.

“Nuestro objetivo era hacer que nuestros pacientes se sintieran lo más cómodos posible y nuestras enfermeras hicieron un trabajo increíble”, dijo Kohler.

Explicó que en medio de la tormenta, algunas enfermeras tomaron un dispositivo diseñado para calentar a los pacientes y lo reutilizaron para mantenerlos frescos.

“Hicieron todo lo posible para que nuestros pacientes se sintieran cómodos”, dijo Kohler. “Nuestras enfermeras son los verdaderos héroes de este huracán”, aseguró Kohler, quien además dijo que se despertó a las 6 de la mañana del jueves y pudo ver el exterior por primera vez desde que Laura tocó tierra.

“Pude ver un vecindario al otro lado de la calle de nuestro hospital, y fue difícil encontrar una casa que no tuviera un árbol en el techo”, dijo. “Árboles en los techos. Techos desaparecidos. Árboles dentro de las casas. Postes eléctricos derribados. Escombros por toda la calle. Es difícil imaginar que mi ciudad vuelva a ser la misma”, reflexionó.

Pero no hubo tiempo para pensar en el futuro. El personal todavía tenía trabajo por hacer.

“Estoy extremadamente orgulloso de nuestra capacidad de recuperación”, dijo Williams. “Al día siguiente, todavía no teníamos aire acondicionado ni agua. Todavía no teníamos idea de lo que estaba sucediendo en el mundo exterior o de lo que sucedía en nuestros hogares. Pero seguimos trabajando para nuestros pacientes”, dijo

Williams dijo que el momento en que los vientos amainaron, y se dio cuenta de que todos sobrevivirían, fue cuando finalmente dio un suspiro de alivio.

El momento de Kohler llegó el jueves por la tarde, cuando llegaron ambulancias de Mississippi, Georgia y Kentucky para transportar pacientes críticamente enfermos a otros hospitales.

“Ahí fue cuando se sintió el suspiro de alivio colectivo”, dijo. “Fue entonces cuando sentimos que lo logramos. Nunca perdimos la capacidad de administrar medicamentos. Nunca perdimos la capacidad de donar sangre. Y nunca perdimos la capacidad de administrar antibióticos. Hicimos un buen trabajo”, dice muy orgulloso.

El viernes, cuando quedó claro que la ciudad podría no tener agua ni electricidad durante tres semanas o más, se anunció que el hospital sería completamente evacuado. Los pacientes fueron evacuados ese mismo día. El personal se quedó hasta que se fue el último.

“Vi héroes”, dijo Kohler. “Las enfermeras, los trabajadores de mantenimiento, los trabajadores de la cafetería, se sacrificaron por los pacientes de este hospital. Son héroes y estarán listos para volver al trabajo cuando sea el momento”, afirmó muy seguro y orgulloso.

Fuente: VOA.




Síganos en nuestras plataformas sociales



%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics