Pence celebra graduación de cadetes de la Academia de la FF.AA. en Colorado

Muchos de los recientes graduados de la Fuerza Aérea estadounidense se unirán a la nueva Fuerza Espacial de Estados Unidos.

En un gesto simbólico hacia la normalidad, el vicepresidente Mike Pence pronunció un discurso de graduación en la Academia de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, el sábado, diciendo a los cadetes que al iniciar su misión para defender a la nación “inspiran confianza de que prevaleceremos también contra el enemigo invisible en nuestro tiempo”.

El viaje de Pence, apenas su segundo fuera de Washington en las últimas seis semanas, tuvo como objetivo mostrar que el país está en camino de reabrirse gradualmente después de semanas del cierre por el nuevo coronavirus.

El vicepresidente habló en una ceremonia a escala reducida en la academia ubicada en las afueras de Colorado Springs, donde cientos de cadetes graduados con uniformes de gala azules y blancos se sentaron a ocho pies de distancia, ocupando un área casi tan grande como un campo de fútbol.

“Sé que nos reunimos en un momento de gran desafío en la vida de nuestra nación”, dijo Pence al iniciar su discurso. “Y aunque no se parece a la graduación habitual en la Academia de la Fuerza Aérea, déjenme decirles que es una vista increíble. Y no estaría en ningún otro lugar sino con la clase 62 de la Academia de la Fuerza Aérea, la clase del 2020”.

El evento generalmente atrae a una gran multitud al Falcon Stadium, que tiene una capacidad máxima de más de 46,000. El presidente Donald Trump habló el año pasado. Pero este año, la pandemia obligó a la academia a cerrar la ceremonia a los visitantes, incluidos amigos y familiares de los casi 1,000 graduados.

Los Thunderbirds de la Fuerza Aérea de EE.UU. sobrevuelan el campus de la Academia cuando los graduados de la clase 2020 lanzan sus gorras al aire para celebrar su promoción como oficiales. Sábado 18 de abril de 2020.
Los Thunderbirds de la Fuerza Aérea de EE.UU. sobrevuelan el campus de la Academia cuando los graduados de la clase 2020 lanzan sus gorras al aire para celebrar su promoción como oficiales. Sábado 18 de abril de 2020.

Aún así, la ceremonia contó con su espectacular sobrevuelo dramático de los Thunderbirds de la Fuerza Aérea, que tronaron al sobrevolar
a los graduados cuando éstos lanzaron sus gorras al aire y estallaron en vítores. Pero en lugar de poder abrazar a sus compañeros, los cadetes se mantuvieron a varios pies de distancia y luego procedieron a ponerse máscaras blancas.

“Sabías que tu día de graduación sería memorable. ¿Pero imaginaste que tu comienzo tendría lugar a mediados de abril? ¿O que cada uno de nosotros tendría una máscara facial lista? ¿O que marcharías a una distancia de cerca de dos metros de conformidad con la COVID? preguntó Barbara Barrett, secretaria de la Fuerza Aérea.

Cuando comenzó la ceremonia, los graduados se alinearon afuera y saludaron en silencio la caravana del vicepresidente cuando llegó a un campus casi vacío poco después de las 11 a.m., hora local. Más tarde ingresaron a un estadio que estaba absolutamente en silencio, excepto por el redoble de tambores y el crujir de los pantalones almidonados que marchaban en su lugar.

En un momento del discurso, Pence pidió a los graduados que aplaudieran a los amigos y familiares que “no pudieron estar aquí debido a los tiempos extraordinarios en los que vivimos”. Los cadetes se pusieron rápidamente de pie, vitoreando y saludando a los que observaban desde su casa.

Si bien gran parte de la ceremonia se centró en los graduados, muchos de los cuales se unirán a la nueva Fuerza Espacial, Pence también habló sobre la respuesta del gobierno al coronavirus.

Aún así, dijo que, para “los estadounidenses que miran desde todo el país a esta hora, verlos a ustedes valientes hombres y mujeres emprendiendo su misión de defender a esta nación, inspirará confianza de que prevaleceremos contra el enemigo invisible en nuestro tiempo también”.

Más tarde saludó a los graduados a distancia y se reunió con pequeños grupos, incluidos los cadetes de su estado natal de Indiana, a quienes les tomaron la temperatura antes de reunirse con el vicepresidente.

A pesar de las imágenes muy diferentes de años anteriores, el viaje de un día de Pence fue una señal para la nación de que la respuestaa la pandemia ha entrado en una nueva fase.

Frente a la capilla de la Academia de la Fuerza Aérea de EE.UU., cadetes con máscaras faciales posan para los fotógrafos después de su ceremonia de graduación. Sábado 18 de abril de 2020, Colorado Springs, Colorado.
Frente a la capilla de la Academia de la Fuerza Aérea de EE.UU., cadetes con máscaras faciales posan para los fotógrafos después de su ceremonia de graduación. Sábado 18 de abril de 2020, Colorado Springs, Colorado.

Dificilmente se puede considerar como “Misión cumplida”. Cientos de estadounidenses continúan muriendo todos los días a causa de un virus que ha cambiado la vida en todo el país y en todo el mundo. Pero los asesores de la Casa Blanca creen que con la publicación el jueves de las pautas federales que describen cómo deben reabrir los estados y un esfuerzo el viernes para abordar públicamente la escasez de pruebas, lo que había sido una crisis urgente ahora está pasando a un período de contención sostenida.

Inicialmente, Pence tenía la intención de hablar con los graduados de la academia a través de un video grabado, ya que los oficiales militares, que adelantaron la ceremonia seis semanas debido a la pandemia, dudaron de que quisiera viajar. Pero los asistentes de la Casa Blanca dijeron que Pence hizo el llamado el mismo para hacer el viaje cuando la Casa Blanca estaba finalizando sus pautas para reabrir Estados Unidos nuevamente.

El vicepresidente planeaba continuar viajando en los próximos días con una visita a Wisconsin el martes.

La ceremonia reducida del sábado culminó un semestre difícil para los 967 graduados de la Academia de la Fuerza Aérea, cuyos últimos meses consistieron en clases virtuales y comidas solitarias en los dormitorios para tratar de mantenerlos a salvo.

Los estudiantes de la Academia fueron enviados a casa a principios del semestre debido a la pandemia. La clase de graduados se quedó, pero los estudiantes permanecieron aislados unos de otros para evitar la propagación del virus.

Dos cadetes murieron en marzo de lo que se piensa que fueron suicidios, informó The Gazette of Colorado Springs.

Fuente: VOA.




Síganos en nuestras plataformas sociales



%d bloggers like this:
Real Time Web Analytics